EEUU exige una investigación "clara" sobre lo que la ocurrió al palestino

La grabación furtiva de la paliza al primo del joven que fue quemado vivo en Jerusalén

Tarek Abu Jadair tiene nacionalidad estadounidense

El Departamento de Estado estadounidense ha instado a las autoridades israelíes a iniciar una rápida investigación sobre el linchamiento sufrido por el menor Tarek Abú Judair, con nacionalidad estadounidense y primo del joven palestino quemado vivo.

La portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, ha confirmado que Tarek Judair -que nació en Tampa, Florida, por lo que tiene nacionalidad estadounidense, y estudia en el instituto Academia Universal de Florida- está retenido por las autoridades israelíes y ha indicado que un funcionario del consulado le ha visitado.

PREOCUPADOS

«Estamos profundamente preocupados por las informaciones sobre que ha sido gravemente golpeado bajo custodia policial, y condenamos firmemente cualquier uso excesivo de la fuerza», ha afirmado Psaki, que ha solicitado una investigación «rápida, transparente y creíble» y que los responsables «rindan cuentas».

El incidente ocurrió en la noche del pasado jueves en el barrio de Shufat de Jerusalén, cuando fueron detenidos once palestinos que fueron golpeados y detenidos. Tarek Abú Judair quedó gravemente herido y que deberá pasar nueve días bajo arresto domiciliario.

Las imágenes de la cara desfigurada del adolescente se han difundido por Internet, así como un vídeo grabado furtivamente en el que se puede ver a dos policías enmascarados golpeando a una persona que yace indefensa en el suelo, supuestamente Judair.

INVESTIGACIÓN

Por su parte, el Ministerio de Justicia israelí ha indicado en un comunicado que las autoridades están investigando lo ocurrido. El portavoz de la Policía, Micky Rosenfield, ha asegurado que Judair es uno de los seis alborotadores que fueron atrapados y detenidos y que tres de ellos iban armados con cuchillos.

ONG israelí pide una investigación clara

La organización israelí de defensa de los derechos humanos Betselem condenó hoy el asesinato del joven palestino Mohamad Abu Jadeir y exigió una investigación «transparente» que aclare las circunstancias de su muerte.

«En vista de la situación actual, es esencial que la investigación sobre el caso sea transparente e incluya una rápida y completa revelación de los hallazgos, primero para la familia de Abu Jadeir y después para la opinión pública».

 

El adolescente desapareció en Jerusalén Este y su cadáver fue hallado horas después calcinado en un bosque del oeste de la ciudad, un crimen cuyos indicios apuntan a una venganza de ultranacionalistas judíos tras el asesinato de tres estudiantes israelíes.

El Ministerio de Información palestino denunció también hoy en un comunicado que «la policía se llevó el cuerpo para que le fuera practicada la autopsia, al tiempo que las autoridades israelíes trataron de evitar que se informara sobre la verdad de por qué y cómo fue torturado y asesinado».

En un escueto mensaje, la ONG expresó «sus más sinceras condolencias» a la familia del fallecido y recordó que este acto de violencia «socava todas las normas morales, legales y humanas».

«El asesinato intencional de civiles está categóricamente prohibido por el derecho internacional humanitario, que lo define como una infracción grave y declara que tal acción no tiene justificación, cualesquiera que sean las circunstancias», destaca.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído