Aliyev, el ministro austriaco y el millón de dólares

Entre refugiado político o líder de la oposición

Entre refugiado político o líder de la oposición
Rakhta Aliyev.

El 19 de mayo, según el orden de la fiscalía, el oligarca kazajo, delincuente huido y ex funcionario de alto perfil ha sido encarcelado en Viena. La sociedad europea por fin decidió cerrar este caso escandaloso aclarando todo lo relacionado con el preso vienes.

La historia resultó ser poco atractiva. Para entenderla intentemos analizarla desde fuera. Un delincuente huye a vuestro país siendo buscado por las autoridades de un país y no por un robo trivial. Está acusado de una serie de los crímenes graves, en total con castigo de 40 años de cárcel. Entre las acusaciones hay secuestro y asesinato así como de golpe de estado.

¿Cuáles serán las actuaciones de las autoridades? O bien la extradición, o bien abrir una investigación, porque de eso trata la cuestión de la seguridad nacional y cabe entender además la personalidad del delincuente quien podría dañar la imagen del país que le ha acogido.

Por extraño que sea el caso de Rakhta Aliyev ninguna de las opciones mencionadas ha sido aplicada. Las autoridades de Austria durante varios años seguían rechazando la extradición del ex funcionario a Kazajstán, mientras las investigaciones se realizaban muy lentamente. Y eso a pesar de que en aquel tiempo había bastantes motivos para su encarcelación.

Sin embargo, como indica un refrán, por más que la cuerda de vueltas, llegará al fin. El hecho de que hoy día Aliyev esté en la cárcel de Josefstadt, situada al lado del tribunal del crimen, ya significa mucho. Para encarcelar a una persona bastante influyente, con recursos para contratar a los mejores abogados, deben existir pruebas serias de su culpa.

Porque si no a muchos eso le habría costado sus carreras. Por tanto las autoridades de Austria empezaron a actuar en el periodo cuando en toda la Europa había una oleada de juicios contra oligarcas huidos y se formaba la opinión pública. Lo más importante es que la investigación concluyó que la persecución judicial contra Aliyev tendrá buena perspectiva.

En términos jurídicos, la cautela del oligarca es un arresto de instrucción por el motivo de supuesto asesinato de los ejecutivos del banco kazajo «Nurbank». Por supuesto que Aliyev deniega su culpabilidad jugando un papel ya tradicional del refugio político y líder de la oposición.

Pero él no tiene la historia de «credibilidad» relacionada con la actividad opositora, y empezó a llamarse demócrata sólo cuando huyó de su país. Antes le iba bien su cargo de funcionario. Pero eso no importa, ¿verdad? Lo más importante es que Aliyev, por lo menos en público, comparte los valores del liberalismo, lo que en Europa tratan con tolerancia.

Hoy la situación ha sido cambiando un poco con las revelaciones de que la posición pública y política de los hombres políticos, quien también son delincuentes y oligarcas huidos, se basa en una sola finalidad – escapar de la responsabilidad penal. Eso hace que Europa ya trate con más crítica a los ricos refugiados.

En el caso de Aliyev la actitud de Europa cambió después de ser involucrado en los escándalos atrayendo así la atención de los órganos del Sumario. En 2013 él tuvo que dejar Malta donde había estado unos años con su nueva familia. En aquel tiempo la policía investigaba activamente las acusaciones a Aliyev en los secuestros y torturas de las personas. Antes, un juez local confisco la propiedad del oligarca y bloqueó sus cuentas sospechándo de blanqueo. La solicitud llegó desde Alemania donde Aliyev se escondía en 2010.

La prensa discute un escándalo sobre las relaciones entre el ministro actual de justicia de Austria y Aliyev. El ministro, antes de ocupar su cargo, era el abogado del oligarca defendiendo sus intereses. Después cortó todas las relaciones con él pero todavía hay consecuencias de esa colaboración.

Curiosa es la historia sobre un millón perdido. Imaginaos, Aliyev olvidó el dinero en una celda en el banco Austria Creditanstalt AG. El nuevo arrendatario encontró varios sobres con billetes de 100 dólares con un total de un millón de dólares. No se puede entender cómo es posible olvidar una suma tan enorme en una caja fuerte. No se puede excluir que todo aquello esté relacionado con el blanqueo del dinero.

Pero ¿a favor de quién olvidó el dinero Aliyev? Esa pregunta no tiene respuesta. Aunque el hecho en sí mismo es notable. Además, es una manera ideal para cohechar. Si alguien rechaza untar la mano el malversador siempre puede referirse a una amnesia. Y los austriacos escrupulosos le devolvieron el efectivo.

Sin embargo ni el dinero ni su nueva imagen política le han ayudado al preso vienes. Después de la orden del arresto él se entregó a las autoridades de Austria para supuestamente colaborar con los investigadores. Es cierto que cualquier intento de escapar el jurado lo consideraría como la confesión de culpabilidad. Por eso los abogados recomendaron entregarse a la justicia.

En Austria hay una práctica interesante para resolver los casos sonados. Ahí hay que justificar constantemente la fundabilidad de la encarcelación. Y hace unos días el arresto de Aliyev fue prolongado por el juez local de Viena. Es un resultado racional ya que según las circunstancias que justifican la culpabilidad del oligarca, la cárcel es el mejor lugar para él. Pueden decir cualquier cosa sobre él – que Aliyev puede ser liberado bajo fianza (aunque en caso de asesinato eso está prohibido), que es inocente y no culpable, pero la fiscalía de Austria hizo las conclusiones sobre esa personalidad.

Y hoy quizás Aliyev quisiera esconderse pero no es capaz. En julio será la siguiente audiencia para justificar el arresto de Aliyev. En total le puede caer una sentencia de 20 años de cárcel o hasta prisión perpetua.

Aun no está claro cuándo estará lista el acta de acusación y cuánto tiempo necesitará el juez para estudiar el caso. Solo se sabe que el proceso será público y empezará en 2015.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído