En las imágnes muestran cómo asesinan al periodista Kenji Goto

Los facinerosos del Estado Islámico suben a Internet el vídeo con la decapitación del periodista japonés

Además de a Kenji, el EI ha asesinado en Siria a los periodistas estadounidenses James Foley y Steven Sotloff

Tras el asesinato de Yukawa, el EI declaró que ya no quería el dinero, pero exigió a cambio la liberación de la terrorista Sayida al Rishawi, condenada a muerte en Jordania, para liberar a Goto

Cumpliendo su amenaza, los terroristas del autoproclamado Estado Islámico han decapitado al periodista japonés Kenji Goto, de 47 años y secuestrado en Siria desde octubre de 2014.

En un horrible vídeo difundido el sábado por la noche en internet, cuya autenticidad ha sido confirmada por las autoridades nipones, el reportero «free lance» es degollado por un encapuchado con acento inglés que parece ser el mismo de asesinatos anteriores.

En las siniestras imágenes, que llevan el logotipo de Al Furqan, la «televisión» del Estado Islámico, el verdugo amenaza con llevar la pesadilla a Japón por unirse a la lucha contra el Estado Islámico, que ya mató la semana pasada a otro rehén nipón, Haruna Yukawa.

«Abe, por tu temeraria decisión de tomar parte en una guerra que no podéis ganar, este cuchillo no sólo degollará a Kenji, sino que además traerá una carnicería allá donde esté tu gente. Que empiece la pesadilla para Japón», advierte el terrorista al primer ministro nipón.

Como rescate por Kenji Goto y por el piloto jordano Muaz al-Kaseasbeh, cuyo avión fue derribado en Siria en diciembre, los terroristas habían pedido la liberación de Sajida Al-Rishawi, una mujer iraquí condenada a muerte por una cadena de atentados contra hoteles de Amán que dejaron casi 60 muertos en 2005.

Sajida, hermana de un lugarteniente de Abu Musab al-Zarqawi, difunto líder de Al Qaida en Irak, fue detenida entonces al fallar el cinturón de explosivos con el que pretendía inmolarse.

Reacción de Abe contra la barbarie

«Siento indignación por este inmoral y atroz acto de terrorismo. Cuando pienso en el sufrimiento de la familia, me quedo sin palabras», se lamentó el primer ministro nipón, Shinzo Abe.

Además de recordar que «el Gobierno ha estado haciendo todo lo posible para obtener su liberación», aseguró que Japón no cederá ante los terroristas y seguirá prestando ayuda humanitaria a los países que combatan al Estado Islámico.

Precisamente, su promesa de 200 millones de dólares (170 millones de euros) para estos fines fue respondida con el primer rescate que los terroristas exigían a cambio de los dos rehenes nipones, que ascendía a esa misma cantidad.

Posteriormente, y tras matar a Haruna Yukawa, un aventurero de 42 años que había ido a Siria a montar una empresa de seguridad, el Estado Islámico cambió el rescate económico por la liberación de la terrorista iraquí presa en Amán.

Aunque el Gobierno jordano estaba dispuesta a liberarla, el estancamiento de las negociaciones hace temer lo peor sobre su piloto tras esta nueva decapitación.

Desde la semana pasada, los familiares de los rehenes nipones venían pidiendo clemencia a los terroristas, que finalmente han cumplido su amenaza.

Asesinatos de periodistas

Además de a Kenji, el EI ha asesinado en Siria a los periodistas estadounidenses James Foley y Steven Sotloff. Las imágenes de la decapitación del primero fueron hechas públicas el 19 de agosto de 2014, poco tiempo después de una fallida operación de rescate en una localización no concretada.

Asimismo, el grupo también ha acabado con la vida de tres trabajadores sociales, los británicos David Haines y Alan Henning y el estadounidense Peter Kassig, además del ciudadano japonés Haruna Yukawa.

En su poder queda todavía el reportero británico John Cantlie, al que también amenazó con asesinar y que ha utilizado en varias ocasiones para difundir mensajes propagandísticos de la agrupación.

El grupo Estado Islámico, dirigido por Abu Bakr al Bagdadi, sorprendió al mundo con una ofensiva relámpago lanzada el pasado verano en la que logró hacerse con amplias zonas de territorio en Siria y en Irak, en especial con Mosul, la segunda ciudad iraquí.

Desde entonces ha intentado ampliar su zona de influencia en ambos países en los que impone su fanática y retrógrada visión de la ley islámica.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído