La OTAN pide calma a Vladimir Putin tras el ataque turco al avión ruso

Tropas especiales de Rusia rescatan con vida a uno de los pilotos del bombardero derribado por Turquía

El otro militar fue acribillado por los rebeldes sirios turcomanos cuando bajaba en su paracaídas

Uno de los dos pilotos del avión ruso derribado este martes 24 de noviembre de 2015 por Turquía ha sido rescatado vivo por fuerzas especiales sirias y rusas, y se encuentra ya en un lugar a salvo, según ha informado la televisión oficial siria.

Según la cadena, que citó una fuente militar, efectivos sirios y rusos llevaron a cabo anoche una operación conjunta para rescatar al capitán Konstantin Murakhtin, que cayó al norte de la provincia noroccidental siria de Latakia, tras eyectarse del caza derribado por aviones turcos.

El equipo de salvamento se adentró 4,5 kilómetros en una zona «con presencia de terroristas», según esta misma fuente, para recuperar al piloto y luego regresó con él a su base.

La televisión subrayó que el estado de salud del capitán Murakhtin es «bueno».

No así el del otro piloto, el teniente coronel Oleg Peshkov, quien murió abatido a tiros por rebeldes sirios cuando aterrizaba en paracaídas.

Uno de los helicópteros enviados en su busca, fue alcanzado por fuego de los insurrectos y tuvo que efectuar un aterrizaje de emergencia, siendo después destruido por cohetes enemigos.

Uno de los marines a bordo del aparato, Alexander Pozynich, resultó muerto.

Vladimir Putin ha anunciado Peshkov recibirá a título póstumo el máximo honor ruso, la medalla de Héroe de Rusia.

La medalla al valor también será otorgada al capitán Murakhtin y al marine Pozynich, este fallecido en acción.

El Kremlin, apoyado ahora en el testimonio del piloto superviviente, sigue defendiendo que el caza no cruzó la frontera turca y ha publicado datos de vuelo del avión, publicados por la agencia rusa de noticias Sputnik, que muestran que el SU-24 no salió nunca del espacio aéreo sirio.

Estados Unidos, por su parte, cree que el derribo tuvo lugar en espacio aéreo sirio tras una breve incursión en el espacio turco, según fuentes oficiales estadounidenses.

Turquía mantiene que el caza irrumpió durante 17 segundos en su espacio aéreo, y el presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, ha defendido «el derecho a proteger sus fronteras», exactamente lo mismo que dijo su homólogo norteamericano, Barack Obama.

«A pesar de haber sido advertido hasta en 10 ocasiones en cinco minutos tras acercarse a nuestra frontera, se ha insistido en continuar la infracción. Este avión ha sido derribado en una intervención de nuestros F-16», ha explicado el islamista Erdogan, añadiendo que las acciones han ido totalmente en línea con las normas para entablar un combate.

El presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió ayer de que el derribo es una «puñalada por la espalda» efectuada por «cómplices» de los terroristas y ha recalcado de que habrá «graves consecuencias» para las relaciones entre Rusia y Turquía.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído