Los jeques del petrodólar acusan a todos de terrorismo

Arabia Saudí inagura 2016 ejecutando al líder de su supuesta Primavera y a otros 46

El clérigo chií Nimr al Nimr estaba considerado como uno de los 'padres' de las revueltas de 2011 y 2012

Arabia Saudí inagura 2016 ejecutando al líder de su supuesta Primavera y a otros 46
El jeque chií sobrino Ali al Nimr. PD

Entre los cargos que se le achacaron al dirigente chií está el de "terrorismo"

Los jeques del petrodólar inauguran el año 2016 ejecutando a mansalva.

En total y para dejar claro que 2016 no será en el reino muy distinto de 2015, han mandado al otro barrio a 47 condenados.

Todos acusados de terrorismo y entre ellos, el más desctacado es al jeque Nimr Baqir al Nimra, un conocido reformista chií y líder del medio centenar de personas sobre las que pesaba la pena capital.

Entre los ejecutados este 1 de enero no parece estar su joven sobrino Ali al Nimr, también chií, de 21 años y asimismo acusado de terrorismo.

Irán, su principal rival en la región, ha ya anunciado que la ejecución del clérigo Ali «le costaría muy caro a Arabia Saudí «.

El hermano del clérigo ha manifestado que a la familia le ha sorprendido la noticia de su ejecución y que espera que toda reacción a su muerte «sea pacífica».

Nimr Baqir al Nimra «disfrutó de alta estima en su comunidad y en la sociedad musulmana en general y, sin duda, habrá una reacción».

«Esperamos que se produzcan de forma pacífica y pidió que no haya derramamiento de sangre».

Nimr Baqir al Nimra, crítico con la dinastía saudí, fue la cara visible del movimiento de protesta que estalló en 2011 en en la provincia de Al Qatif, el este del país, donde se concentra la minoría chií, comunidad que se queja de sufrir la marginación frente a la mayoría suní.

Fue condenado a muerte en octubre de 2014 por el delito de «sedición», «desobediencia a las leyes» y por «llevar armas» por un tribunal de Riad.

Su condena a muerte levantó un fuerte malestar entre la comunidad chií saudí y fue también criticada por importantes ayatolás de Irán, la potencia chií rival de Arabia Saudí.

Su joven sobrino está arrestado, ingresó en prisión cuando aún era menor de edad, por manifestarse contra la monarquía en febrero de 2012 durante las revueltas en los países árabes o la denominada y frustrada Primavera Árabe.

Además, de la ejecución del clérigo Nimr Baqir al Nimra Arabia Saudí ha ejecutado a otras 46 personas acusadas de pertenecer a grupos terroristas y perpetrar atentados en el reino.

Según informó el Ministerio saudí del Interior, los 46 ajusticiados son en su mayoría de nacionalidad saudí, salvo un egipcio y un chadiano.

Algunos de los ataques imputados a los condenados son los registrados contra varios complejos residenciales de Riad en 2004 y contra sedes de empresas petroleras en la provincia de Al Jabar en 2005, donde hubo varios muertos.

También los atentados contra el Ministerio del Interior y las sedes de la Fuerzas de Emergencia en 2005 o el ataque contra el consulado estadounidense en Yeda ese mismo año, en el que fallecieron cuatro personas.

Grupos islámicos extremistas comenzaron en mayo de 2003 una campaña de desestabilización del régimen saudí con varios atentados contra la colonia occidental que trabaja en el país y contra las instalaciones petroleras.

Estos atentados, en los que hubo decenas de fallecidos, fueron contestados con una lucha sin cuartel de las fuerzas saudíes, que detuvieron a numerosos supuestos terroristas.

En los últimos dos años, cientos de personas han sido condenadas por terrorismo en el reino, y también se ha cebado con la minoría chií.

Arabia Saudí aplicó la pena de muerte a más de 140 personas en 2015, el primer año de reinado de Salman bin Abdelaziz, una cifra muy superior a las 88 ejecuciones registradas en 2014.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído