TRAS SU FRACASO EN LA INVESTIDURA

Pedro Sánchez arrastra al PSOE a una depresión: «Nuestra gente está muy cansada y enfadada»

El candidato decidió no acudir a la recepción del Dos de Mayo

La Comisión Permanente de la Ejecutiva del PSOE se va a reunir este 3 de mayo 2016 para poner en marcha el Comité Electoral, que debe definir la estrategia ante los comicios del 26 de junio con la que tratar de reactivar el ánimo de la militancia del partido tras no ser posible el cambio de gobierno.

La dirección socialista, con su secretario general, Pedro Sánchez, a la cabeza, van a impulsar la maquinar electoral después de que el Comité Federal aprobara el pasado sábado el proceso de primarias y de confección de las listas.

En Ferraz admiten que el ánimo de las bases «está muy frío», por lo que es preciso buscar elementos que hagan volver a generar ilusión, según fuentes de la Ejecutiva.

«Nuestra gente está muy cansada y enfadada. Se crearon expectativas de que se iba a lograr el cambio de gobierno y al final, no se han cumplido. A ver ahora qué les decimos», reflexiona otro dirigente del partido.

 

 

Conscientes de que la campaña «va a ser más difícil» que la del 20 de diciembre, como apunta uno de los secretarios generales territoriales, Ferraz quiere que sea «muy explicativa» y se centre en poner en valor el esfuerzo que Sánchez hizo para intentar formar gobierno y en las reformas que planea para hacer posible el cambio.

Los socialistas mantendrán el mismo programa electoral con el que concurrieron a las elecciones del 20 de diciembre, aunque no descartan introducir algunas de las medidas introducidas en el pacto con Ciudadanos y otras consensuadas en el Congreso en estos últimos dos meses.

Aunque Sánchez defenderá que el espíritu del documento firmado con C’s sigue vigente y que es importante reivindicar cuál fue su objetivo, miembros de la Ejecutiva consideran que «el acuerdo queda roto una vez que no se logró su objetivo».

 

 

Ferraz prepara también una campaña austera y se ha comprometido a reducir un 30 por ciento su coste respecto al 20D, cuando el presupuesto fue de nueve millones de euros, por lo que ahora será inferior a seis. El PSOE ha tomado la decisión de no usar vallas ni carteles electorales en las calles.

También ha mostrado su disposición a recortar los gastos del buzoneo electoral, aunque no están de acuerdo con la propuesta de otros partidos de suprimir el envío de papeletas a los domicilios, porque de él depende mantener el apoyo en territorios donde el ámbito rural tiene un peso decisivo.

A expensas de concretar cuál será su estrategia, los socialistas se inclinan por gastar menos en mítines, en especial, en el alquiler de grandes espacios, y optar por recintos menos multitudinarios.

Te puede interesar

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído