La familia de Elor Azaría considera que el Ejército ha abandonado a un valiente

El Tribunal israelí condena al soldado que mató a un palestino que intentó acuchillarle, pero estaba ya inmovilizado

El Tribunal israelí condena al soldado que mató a un palestino que intentó acuchillarle, pero estaba ya inmovilizado
El soldado israelí Elor Azaria (c) espera junto a su familia a la lectura de la sentecia. EP

El soldado israelí Elor Azaría, que mató de un tiro en la cabeza a un terrorista palestino cuando estaba en el suelo herido e inmovilizado tras atacar a otro uniformado en Hebrón, ha sido condenado este 4 de enero de 2017 por homicidio.

La presidenta del tribunal, la juez Maya Heller, ha descartado durante la lectura de la sentencia los argumentos «cambiantes y evasivos» de Azaría, ha certificado que fue su disparo quien mató al palestino herido y ha señalado que era consciente de que sus actos provocarían la muerte.

La pena será fijada más adelante en este caso, que ha provocado gran tensión en la sociedad israelíy la división entre los que defienden al soldado frente y los que creen que lo que hizo fue inmoral y contrario al código militar.

En la calle, a las afueras de la sede central del Ejército en Tel Aviv (Kiryá), cientos de personas se manifestaban contra el proceso, entre gritos contra los árabes y contra la izquierda israelí, que apoyó la condena del militar.

Tras leerse el veredicto, una familiar del condenado fue expulsada de la sala después de gritar contra los jueces y afirmar que la sentencia era «una vergüenza». «Mañana no habrá Ejército. El Ejército está acabado», ha chillado en referencia al argumento de que las Fuerzas de Defensa han abandonado a su soldado. Otro familiar ha voceado: «Asquerosos izquierdistas», antes de abandonar enfadado la sala, en una crítica al sector que respalda la condena.

Azaría ha permanecido en calma durante y después de la lectura de la sentencia, que ha sido inusualmente larga y que los miembros del tribunal han aprobado por unanimidad.

El caso ha provocado gran tensión en la sociedad israelí dividida entre los que defienden la actitud del soldado frente a lo que consideran el enemigo palestino y los que creen que lo que hizo fue inmoral y contrario al código militar, que permite disparar a matar solo cuando haya un grave riesgo para la vida o la integridad.

El caso de Azaría dio la vuelta al mundo después de que un activista de la ONG israelí de derechos humanos «Betselem» grabara en vídeo las imágenes en las que se ve al soldado cargar su arma y pegarle un tiro al joven palestino cuando estaba tumbado malherido en el suelo, después de haber atacado a un militar israelí con un cuchillo en una acción en la que murió otro atacante palestino. «Betselem» proporciona desde hace una década cámaras a los palestinos en los puntos de mayor fricción, para documentar los abusos del Ejército y los colonos. Se espera que en las próximas semanas se fije la pena, que en el caso de homicidio puede ser de un máximo de veinte años de prisión.

Los abogados de Azaría han asegurado que acudirán al Tribunal Militar de Apelaciones, lo que podría alargar el proceso otros cuatro meses y tras lo que aún cabría otro recurso al Tribunal Supremo, informó el digital Ynet.

ENCUENTRA LOS PRODUCTOS QUE TE INTERESAN

¡¡¡ BÚSQUEDA DE LAS MEJORES OFERTAS ONLINE !!!

Obtener los mejores resultados de tu búsqueda de productos

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído