Las tropas de Damasco y sus aliados chiíes ganan la carrera por el control de la frontera iraquí

Los decapitadores del ISIS huyen al desierto tras perder su última ciudad en Siria

Los decapitadores del ISIS huyen al desierto tras perder su última ciudad en Siria
El cadáver de un terrorista del ISIS TE

Sin gloria alguna, sin la numantina resistencia que opuso durante meses en Mosul (Irak) o Raqa (Siria), el Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés) perdió este jueves la última ciudad que controlaba en el lado sirio de la frontera entre ambos países en el valle del Éufrates.

El califato territorial proclamado en 2014 ya apenas existe. Los mil o dos mil combatientes que resistían en la última plaza fuerte de Abu Kamal se desbandaron por el desierto al amanecer.

Las tropas gubernamentales sirias, con el apoyo clave de las milicias chiíes iraníes, libanesas e iraquíes, habían irrumpido la noche anterior en la población mediante una ofensiva relámpago.

Los informadores del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos refirieron que los yihadistas se replegaron con urgencia tras una noche de intensos combates.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído