Los facinerosos retornan a España o a otros países europeos cargados de odio

Turquía afirma haber cerrado el paso a 325 terroristas islámicos españoles ‘afiliados a Daesh’

Expertos alertan del «resentimiento» de los que fracasaron en su periplo hacia Siria para tratar de unirse al califato yihadista

El dato consta en el informe «La lucha de Turquía contra Daesh» del Ministerio del Interior turco fechado en julio, coincidiendo con la gran victoria para el colapso del califato que supuso la liberación de Mosul

Hace ahora veinte años, los primeros yihadistas contemporáneos que habían participado en la guerra de Afganistán, regresaron a sus países de origen y allí donde pudieron desencadenaron un nuevo conflicto que, en el caso de Argelia, constituyó uno de los periodos más oscuros y siniestros de su historia, un trauma que aún no ha sido superado del todo.

Es cierto que entonces los terroristas «afganos» volvían con la moral muy alta porque habían logrado expulsar nada menos que a los soviéticos y Argelia era una dictadura socialista que podía parecer igualmente vulnerable. Pero puede repetirse la historia…

Hoy en día han sido los rusos los que han contribuido decisivamente a derrotar el perverso sueño totalitario de Daesh, pero esos terroristas que han sobrevivido pueden estar preparándose para volver y actuar en los países occidentales de los que muchos provienen.

Según las cifras que revela L.L. CARO en ABC este 17 de diciembre de 2017, se sabe que hay más de doscientas personas residentes o nacionales españoles que han llegado a incorporarse a las filas de Daesh, mientras que Turquía asegura que ha impedido que otros más de trescientos lo hicieran.

Es decir, hay al menos medio millar de criminales (o aspirantes a serlo) que tienen lazos con nuestro país y que pueden estar pensando en reorganizar sus actividades terroristas en Europa.

Las fuerzas de seguridad son cada vez más eficaces, aunque también los terroristas perfeccionan sus planes más perversos.

La seguridad total no existe y bajar la guardia pensando que el fin de la guerra en Siria y la estabilización parcial de Irak han terminado con el problema sería el peor error. La amenaza sigue existiendo y es necesario mantener la vigilancia en todos los sentidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído