Israel amenaza con invadir Gaza si prosiguen los disturbios en la Verja

Hermann Tertsch: «La izquierda y sus medios odian a Israel aun más que a España»

Luto y huelga en los Territorios Ocupados Palestinos tras la violencia del viernes, que dejó 16 muertos y 1.400 heridos

Hermann Tertsch: "La izquierda y sus medios odian a Israel aun más que a España"
Militantes de Hamas trasportan a un palestino muerto por una bala israelí en la frontera de Gaza. EP

El recuerdo de lo poco o nada que hizo el mundo para acudir en ayuda de los judíos, cuando Hitler y los nazis convertían en cenizas y jabón a seis millones de desventurados

Dice siempre Hermann Tertsch lo que pinesa, indiferente a las modas, lo políticamente correcto o lo que marcan los gurús de las redes y ha vuelto a ser casi el único que ha alzado su voz para porner en solfa a los medios ‘bien pensantes‘ del mundo y su condena a Israel por los trágicos sucesos que ensangrientan Gaza desde el pasado viernes.

En su columna de ‘ABC‘, este 1 de abril de 2017, les sacude sin clemencia a todos y por supuesto los españoles de los que escribe:

«No por casualidad sus periodistas son los más ideologizados, los más ignorantes y los más judeófobos y antisemitas del mundo desarrollado».

Alerta el veterano periodista sobre lo equívoco y falsario que es la utilización que se hace en España del término ‘antisionismo’:

«La izquierda y sus medios odian a Israel aun más que a España. Hay fobia a un Israel que defiende su democracia, libertad, dignidad y pensamiento libre, todo lo esencial de Occidente, todo lo que la izquierda moderna lucha por enterrar. Y lo que más molesta de Israel es su naturalidad en la autodefensa. Su falta de todo complejo para dar máxima prioridad a lo que la tiene, la derrota del enemigo que le quiere exterminar».

Es más que evidente, aunque en estos pagos se pase siempre por alto, que la forma habitual de reaccionar de Israel va íntimamente ligada a la memoria del Holocausto y el recuerdo de lo poco o nada que hizo el mundo para acudir en ayuda de los judíos, cuando Hitler y los nazis convertían en cenizas y jabón a seis millones de desventurados.

Con esa experiencia, no es extraño que los israelíes sólo confíen en su propia fuerza y recurran regularmente al único lenguaje que entienden todos en la región en la que ha de reafirmar una y otra vez su derecho a la existencia: la fuerza militar.

«En los últimos días, la prensa internacional ha publicado barbaridades sobre España demostrando tanta mala fe como ignorancia, tanta falta de equidad como nulas ganas de entender y explicar lo que sucede en la región catalana. Muchos españoles se han sentido injustamente vapuleados. A Israel le pasa permanentemente. Pero sabe cuáles son las prioridades. Conviene tener en el mundo buena imagen. Pero antes hay muchas cosas, la seguridad, la unidad y por supuesto la existencia».

Gaza es una olla a presión y la «Marcha del Retorno» organizada el viernes para conmemorar el «Día de la Tierra» se convirtió en la jornada más sangrienta en la Franja desde la guerra de 2014, en la que Israel mató a más de 2.500 palestinos, buena parte de ellos militantes de Hamas, en una ofensiva que duró 40 días.

«Este Viernes Santo, la mayoría de los medios intentaban de nuevo presentar los incidentes de Gaza como un baño de sangre provocado sin causa por Israel. Por unos soldados israelíes que mataban por placer a pacíficos manifestantes palestinos. Esta versión tan falsaria hizo pronto agua. Y debió ser por un lapsus, no por buena voluntad, procediendo de RTVE. Allí dijeron que los soldados habían disparado ‘cuando miles de palestinos intentaban penetrar en territorio de Israel'».

El Ejército israelí asegura que se enfrentó a «una manifestación violenta y terrorista en seis puntos a lo largo de la frontera» y que usó «fuego dirigido» donde había intentos por dañar o vulnerar la valla de seguridad.

«Así es, miles de palestinos intentaban asaltar una frontera fortificada por ser una frontera en guerra, y penetrar violentamente en el territorio del estado de Israel. Un ataque con decenas de miles de asaltantes contra cualquier frontera de Oriente Medio se habría saldado con cientos, cuando no miles de muertos. Murieron 17 palestinos y 45 fueron heridos. Varios muertos son conocidos terroristas militantes de Al Aqsa».

El portavoz del Ejército israelí, Ronen Manelis, amenaza con incrementar la mano dura «si Hamás pretende seguir así y convertir la valla en un lugar de eventos violentos diarios hasta el 15 de mayo, no vamos a permitir ese juego de ping-pong, ellos cometiendo actos terroristas camuflados de protestas y nosotros reaccionando: iremos más allá para acabar con la violencia».

«Hay todo un plan de agresiones a Israel hasta el 15 de mayo, día de la Naqba, de la «catástrofe» por su pérdida de tierras en la guerra de 1948. Si los palestinos hubieran podido dejar atrás el drama de sus territorios perdidos como hicieron otros en 1945 hoy serían ciudadanos prósperos en todos los países de la región. Pero los árabes los han mantenido en la jaula de la historia para lanzarlos contra Israel».

Los pozos de la frustración son cada vez más profundos. Pero la solución nunca estará en asaltar a Israel como el viernes. Porque Israel se defiende. Aunque le regañen.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído