Abu Al Umarayn estuvo implicado en el asesinato de Peter Kassig, secuestrado en 2013 y ejecutado en noviembre de 2014

El Pentágono mata con un drone al decapitador encapuchado de la foto

El responsable yihadista está, además, "asociado con y directamente implicado en la ejecución de varios otros prisioneros", informó la coalición

El Pentágono mata con un drone al decapitador encapuchado de la foto
Abu Al Umarayn YT

Se la ‘tenían jurada’ y han conseguio su fin (El drone ruso que graba la destrucción del teatro de Palmira a manos de DAESH ).

La coalición internacional antiyihadista anunció el domingo por la noche que atacó y abatió a un responsable clave del grupo Estado Islámico (EI) implicado en la ejecución del trabajador humanitario estadounidense Peter Kassig y de otros prisioneros occidentales del EI (EEUU pulveriza al líder de Daesh en Afganistán y Pakistán con un ‘drone’ ).

«Las fuerzas de la coalición llevaron a cabo bombardeos precisos contra un alto grado del EI, Abu Al Umarayn, (…) en el desierto» sirio, declaró a la Sean Ryan, portavoz de la coalición.

«Abu Al Umarayn estuvo implicado en el asesinato del ciudadano estadounidense (…) Peter Kassig», secuestrado en Siria en 2013 y ejecutado en noviembre de 2014″.

El responsable yihadista está, además, «asociado con y directamente implicado en la ejecución de varios otros prisioneros», añadió Ryan, que subrayó que los ataques aéreos de la coalición «siguen perturbando el mando y el control del EI en el campo de batalla» (Los decapitadores del ISIS huyen al desierto tras perder su última ciudad en Siria).

Peter Kassig, que en 2012 fundó una organización humanitaria, tenía 26 años y había adoptado el nombre de Abdul Rahman desde su conversión al islam (Así es Rotem, el drone israelí que puede lanzarse como kamikaze).

El EI vinculó el asesinato de este rehén con el envío de unos 3.000 soldados y consejeros militares estadounidenses a Irak para ayudar al ejército a combatir al grupo yihadista, según Infobae.

La coalición internacional interviene en Siria e Irak desde 2014 para contrarrestar la expansión del EI, que logró apoderarse de extensos pedazos de territorio a caballo entre ambos países.

Vencido en Irak, el grupo ultrarradical todavía conserva reductos y células durmientes en la badiya (desierto) de Siria, sobre todo en el este del país, donde la coalición sigue combatiendo a los yihadistas con el apoyo terrestre de una alianza kurdoárabe.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído