“Matrimonios de placer”

Los clérigos de Irak están usando una polémica práctica religiosa para prostituir a mujeres y niñas

Algunos clérigos ofrecían proveer mujeres y chicas menores de edad como novias para los llamados matrimonios de placer

Los clérigos de Irak están usando una polémica práctica religiosa para prostituir a mujeres y niñas

Dónde están en estos casos las defensoras de los derechos de la mujer en occidente; a estos temas no se apuntan. Clérigos en Irak están explotando sexualmente a chicas jóvenes, según descubrió una investigación de la BBC sobre la práctica chiita del llamado «matrimonio de placer», según recoge el autor original de este artículo Nawal al Maghafi en BBC y comparte Francisco Lorenson para Periodista Digital.

La investigación encubierta de la BBC sobre agencias matrimoniales a cargo de clérigos ubicadas cerca de algunos de los santuarios más importantes de Irak halló que la mayor parte de los clérigos contactados estaban dispuestos a proporcionar «matrimonios de placer» por periodos muy cortos -en ocasiones tan breves como una hora- para posibilitar el sexo.

Algunos estaban dispuestos a habilitar estos matrimonios por tiempo limitado con niñas de hasta 9 años de edad.

También ofrecían mujeres y chicas menores de edad como novias para este tipo de enlaces.

El documental sugiere que hay clérigos que actúan como proxenetas y dan su bendición religiosa al abuso sexual de menores.

El «matrimonio de placer» -nikah mut’ah- es una polémica práctica religiosa usada por los musulmanes chiitas que consiste en un matrimonio temporal por el cual la mujer recibe dinero.

En los países de mayoría sunita, el llamado matrimonio «misyah» cumple una función similar.

Se cree que surgió para permitir que un hombre tenga una esposa mientras está de viaje, pero en la actualidad es usado para permitir que un hombre y una mujer tengan relaciones sexuales durante un tiempo limitado.

Esta práctica divide a los académicos islámicos, con algunos que dicen que legitima la prostitución, y existe un debate sobre cuán a corto plazo puede ser un matrimonio.

Un equipo iraquí y británico de la BBC realizó una investigación de 11 meses, en la que filmaron a clérigos de forma encubierta y tomaron contacto con mujeres que habían sido explotadas sexualmente. También hablaron con hombres que les habían pagado a los clérigos para que les encontraran «esposas de placer».

Tras 15 años de guerra, se calcula que un millón de mujeres iraquíes han enviudado y muchas más han sido desplazadas.

El equipo de la BBC halló que muchas mujeres y chicas son llevadas a aceptar matrimonios de placer debido a la pobreza.

El equipo que realizó el documental encontró pruebas de que los matrimonios de placer están ampliamente disponibles en dos de los santuarios más sagrados en Irak.

Por ejemplo, contactaron a 10 clérigos en Kadhimiya, Bagdad, uno de los santuarios más importantes para los musulmanes chiitas. Ocho de ellos dijeron que realizarían matrimonios de placer; la mitad de ellos dijo que harían un matrimonio de placer con una chica de 12 o 13 años de edad.

El equipo también contactó a cuatro clérigos en Kerbala, el mayor sitio de peregrinaje para los chiitas en el mundo. Dos de ellos acordaron realizar matrimonios de placer con chicas jóvenes.

Cuatro clérigos fueron filmados secretamente. Tres de ellos dijeron que conseguirían mujeres, mientras que dos de los cuatro dijeron que proveerían muchachas jóvenes.

Sayyid Raad, un clérigo en Bagdad, le dijo a un reportero encubierto de la BBC que la Sharia no impone límites temporales a los matrimonios de placer: «Un hombre puede casarse con tantas mujeres como quiera. Te puedes casar con una chica por media hora y, en cuanto se acabe, inmediatamente te puedes casar con otra».

Cuando el investigador le preguntó a Sayyid Raad si era aceptable tener un matrimonio de placer con una niña, el clérigo respondió: «Solamente ten cuidado de que ella no pierda la virginidad».

Y añadió: «Tú puedes tener el juego previo con ella, acostarte a su lado, tocar su cuerpo, su pecho… no puedes penetrarla por delante. Pero el sexo anal está bien». Al ser preguntado qué pasaría si la chica resulta lastimada, el clérigo respondió encogiéndose de hombros. «Es algo entre tú y ella si ella puede soportar el dolor o no».

Al jeque Salawi, un clérigo de Kerbala, el investigador le preguntó con una cámara oculta si una chica de 12 años de edad sería aceptable para la mut’ah. «Sí, a partir de 9 años de edad no hay ningún problema. De acuerdo con la Sharia no hay problema», señaló.

Al igual que Sayyid Raad, dijo que el único problema es si la muchacha es virgen. El juego previo está permitido y el sexo anal es aceptable si la menor lo consiente, indicó antes de añadir: «Haz lo que desees».

Para poner a prueba el procedimiento para un matrimonio de placer con una niña, el reportero le describió a Sayyid Raad una muchacha ficticia de 13 años de edad llamada «Shaimaa» con la que él quería tener un matrimonio de placer. En realidad, el rol de la niña fue encarnado por una colega de la BBC.

Sayyid Raad no pidió conocerla ni hablar con su familia. Sentado en un taxi con el reportero encubierto, accedió a realizar el casamiento por teléfono.

Él le preguntó a la chica: «¿Estás de acuerdo, Shaimaa, en darme tu consentimiento para casarte con él y que él te pague 150.000 dinares por un día?». Al final le dijo: «Ahora ustedes dos están casados y es halal (está permitido) que estén juntos».

Sayyid Raad le cobró al reportero encubierto US$200 por los pocos minutos que tomó la ceremonia y no mostró ninguna preocupación por el bienestar de la chica ficticia de 13 años.

Un hombre casado que recurre con regularidad a los matrimonios de placer para tener sexo con desconocidas provistas por clérigos le dijo a la BBC: «Una chica de 12 años es valorada porque aún es fresca. Será cara -US$500, US$700, US$800- y eso es solo lo que puede ganar el clérigo».

Él cree que tiene cobertura religiosa para este comportamiento: «Si un hombre religioso te dice que el matrimonio de placer es halal, entonces no cuenta como un pecado».

La activista por los derechos de la mujer Yanar Mohammed, quien dirige una red de albergues para mujeres distribuida en todo Irak, dijo que las chicas están siendo tratadas como «mercancía» en lugar de como seres humanos.

«Usar la mercancía en formas específicas está permitido. Pero la virginidad es conservada para esa gran venta que ellos harán en el futuro», explicó. La «gran venta» quiere decir matrimonio.

Cuando una muchacha ya ha perdido la virginidad, se la ve como incasable e incluso se encuentra en riesgo de ser asesinada por su propia familia por traer el deshonor sobre ellos. «Siempre son las chicas y las mujeres las que pagan el precio», expuso la activista.

Los creadores del documental grabaron secretamente conversaciones con clérigos, en las cuales ellos dicen que están dispuestos a buscar muchachas jóvenes.

El equipo también recogió el testimonio de una menor que dice haber sido explotada sexualmente por un clérigo y cuyo relato ha sido respaldado por otros testigos.

Y filmó secretamente a un clérigo que le presentó al reportero encubierto una mujer joven que había conseguido para un posible matrimonio de placer de 24 horas. En esencia, el clérigo estaba actuando como un proxeneta.

Cuando el reportero encubierto declinó seguir adelante con el matrimonio de placer, el clérigo sugirió que podría preferir chicas adolescentes y se ofreció a encontrarle una

Ghaith Tamimi es un exclérigo chiita de alto rango en Irak que ahora se encuentra exiliado en Londres, tras manifestarse en contra del fundamentalismo.

Él condenó a los clérigos que están usando los matrimonios de placer para explotar a las mujeres y particularmente a aquellos que están autorizando matrimonios de placer con chicas muy jóvenes. «Lo que ese hombre dice es un delito y debe ser castigado por la ley».

Algunos líderes religiosos chiitas de Irak han escrito que la Ley Islámica permite los actos sexuales con menores. Tamimi ha pedido a los líderes chiitas que condenen esas prácticas.

Dos de los tres clérigos filmados secretamente por la BBC se describieron a si mismos como seguidores del ayatolá Sistani, una de las figuras de mayor rango en el Islam chiita.

Sin embargo, en una declaración hecha a la BBC, el ayatolá dijo: «Si estas prácticas están ocurriendo de la manera como ustedes dicen, entonces nosotros las condenamos sin reservas. El matrimonio temporal no está permitido como un instrumento para vender sexo de una manera denigrante para la dignidad y humanidad de las mujeres».

Un portavoz del gobierno de Irak le dijo a la BBC: «Si las mujeres no van a la policía con sus denuncias en contra de los clérigos, es difícil para las autoridades actuar».

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético y innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído