La nación islámica sigue mostrando su alejamiento del pacto nuclear de 2015

La ONU advierte que Irán enriquece uranio al nivel de “los países que fabrican bombas”

Rafael Grossi explica que las naciones que lo hacen con fines comerciales necesitan apenas un 2 a 3%, mientras que la República Islámica lo hace al 60%

La ONU advierte que Irán enriquece uranio al nivel de “los países que fabrican bombas”
El Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei. PD

Nuevas evidencias apuntan a que Irán está enriqueciendo uranio con fines bélicos.

El director de la agencia de vigilancia nuclear de las Naciones Unidas, Rafael Grossi, calificó de “muy preocupante” el programa de enriquecimiento de uranio del país islámico, en una entrevista con el Financial Times.

Irán estaba enriqueciendo uranio a niveles de pureza que “sólo alcanzan los países que fabrican bombas”, declaró Grossi, director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA)

Sus palabras se producen en un momento en que Irán y las potencias mundiales negocian en Viena para elaborar las medidas que la República Islámica y Estados Unidos deben adoptar en materia de sanciones y actividades nucleares para volver a cumplir plenamente su pacto nuclear de 2015 con las potencias.

Estados Unidos se retiró del acuerdo en 2018, lo que llevó a Irán a sobrepasar constantemente los límites del acuerdo sobre su programa nuclear diseñados para dificultar el desarrollo de una bomba atómica, una ambición que Teherán aún niega.

“Un país que se enriquece al 60 por ciento es algo muy serio: solo los países que fabrican bombas llegan a ese nivel”, dijo Grossi al Financial Times. “El sesenta por ciento es casi de grado armamentístico, el enriquecimiento comercial es del 2, 3 (por ciento)”, agregó.

Aseguró que es un “derecho soberano” de Irán desarrollar su programa, pero aclaró que “es un grado que requiere una mirada vigilante”.

Grossi manifestó que la mayoría de las medidas que Irán había tomado podían revertirse con relativa facilidad, pero que el nivel de investigación y desarrollo que se había producido era un problema.

“No se puede volver a meter al genio en la botella: una vez que se sabe cómo hacer las cosas, se sabe, y la única manera de comprobarlo es mediante la verificación”, afirmó.

“El programa iraní ha crecido, se ha vuelto más sofisticado, por lo que la vuelta lineal a 2015 ya no es posible. Lo que se puede hacer es mantener sus actividades por debajo de los parámetros de 2015”, finalizó.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído