No más Mentiras

Antonio García Fuentes

Botellones, alcoholismo, basuras y otras lacras

“Botellones”, alcoholismo, basuras y otras lacras

Aunque ya he escrito varias veces sobre lo mismo, pero reiterarse en reflejar “estas plagas”; pienso que es necesario; y no sólo para presentar el fracaso de los políticos, sino más aún, de los irresponsables, “padres de las criaturas, educadores, profesores incluso catedráticos, enseñantes religiosos y demás yerbas, que se supone, en conjunto, como responsables de la decadente sociedad que no sólo consentimos, sino que muchos indeseables, fomentan, por intereses más o menos materiales… o perversos”.
“Hormigueros, Botellones”… Borracheras y ruidos ensordecedores, que no música y menos canto: Como indiqué en un artículo reciente, estoy disfrutando en la costa de Torre del Mar (Málaga) de, días de paz y sosiego; disfrutando igualmente de un clima fresco y agradable, que incluso me permite dormir, bien cubierto con la ropa de cama y desde cuya ventana, puedo ver, un buen “trozo” de este mar Mediterráneo. Pero como en años anteriores, en esta pedanía, organizan lo que ellos dicen es “un festival de verano”, que dura tres o cuatro noches. Aquí acuden cientos, miles o muchos más, en “manadas” o grupos más pequeños, de generalmente, jovenzuelos de quince años (incluso de menor edad) y que aun siendo menores o niños, alternan junto a los que desde los dieciocho, a más de cuarenta años, conforman un hormiguero enorme y donde son controlados, por quienes explotan lo que debe ser un gran negocio, mediante brazaletes (tipo policial) que les venden los organizadores y que por lo visto, les da derecho a “beber como cosacos”; aparte de ello, muchos otros, ya van provistos de todo, incluso con neveras portátiles, algunas de un “respetable” tamaño; también con bolsas bien surtidas de bebidas y complementos. Seguro que muchos de ellos, se drogan aparte de con hachís y vete a saber que otro tipo de drogas, que tanto abundan en cualquier lugar de este país o nación, que han convertido en un almacén de drogas del que se surte Europa; y puede que otros países fuera de ella, también; resultado es el que les cuento he observado y en parte vivido esta mañana, cuando salgo a pasear antes de las ocho horas de la misma y acompañado de mi fiel Aníbal.
Salgo a la calle y empiezo a ver “la película” del hormiguero arriba mentado; vienen en grupos, en parejas, en pequeñas “manadas”, muchos tambaleando el cuerpo, ojos brillantes, portando vasos y botellas, algunos con agua, otros no sé qué tipo de líquidos; algunos los veo, “tirados o buscando intimidad” en parejas y en los jardines; veo también una abundancia enorme de restos de “la fiesta”, en forma de botellas, plásticos y todos los anexos que imaginemos; suciedad que muy abundante permanece en el paseo marítimo, jardines y bancos anexos, y demás lugares próximos (en gran número desprecian las abundantes papeleras que hay y los también contenedores de basuras, vidrios y envases variados); van algunos callados, otros hablando de “sus cosas”; y así voy recorriendo los más de dos kilómetros de mi paseo matutino, para llegar a donde desayuno. Cada cual de este hormiguero humano, habrá vivido “su noche”, que cada uno, luego contará según le convenga; pero por cuanto oigo; en mayoría dispuestos a desplazarse al próximo lugar, “donde se establezca el hormiguero”, que en base a ruidos ensordecedores (que no música y canto) dicen que se divierten, se sienten libres; y así caminan en la vida “en busca del porvenir”; yo pienso, que si en mayoría todos estos incivilizados e irresponsables hormigas, crean y procrean… ¿qué etapa crearán en el mundo donde terminen por vivir? Puesto que irremisiblemente son ellos los que lo van a dirigir y donde van a mandar, poniendo, “sus normas”… ¿pero cuáles y cómo serán?
Al regresar a mi piso he entrado en una frutería y he comprado un par de kilos de fruta; paso por diferentes calles, y veo pegadas en los parabrisas de los automóviles aparcados, que son abundantísimos; octavillas a todo color y en las que se ofrece: “BOTELLÓN: Botella, más refresco, más vasos, más hielo, 15 euros (la botella es de güisqui, ron o diferentes licores (de los que aparecen en fotografía) y de tamaño y marcas de las más “famosas”; y de las que se escancian, en establecimientos, donde una sola copa, puede costar lo que aquí ofrecen en un lote y con el que se pueden emborrachar varios “del hormiguero”; los que igualmente pueden comprar en el mismo establecimiento, latas de cerveza fría a sólo treinta céntimos de euro; o sea “borracheras a precio de saldo”.
Y mientras veo “todos estos panoramas”, voy reflexionando, no sólo en los padres y profesores de “las criaturas”, sino en ellos mismos; y sonrío con conmiseración, por cuanto ya hace mucho tiempo, que viven en soledad; cada cual tan pronto puede “se independiza” (y se aíslan) puesto que ya la mayoría que pueden prefieren vivir solos; y cuando precisan “pareja” la buscan y punto, “ya que como dice el dicho, “el gusto está en la variedad”. ¿Pensar en casarse y tener hijos? “Eso ya lo dice la actualidad”… “la mayoría de los hijos que nacen, serán los de los inmigrantes, que son los que en un mestizaje imaginable, serán los habitantes de la Europa del porvenir”…La juventud europea, no quiere nada más que goces e irresponsabilidades, el resto les importa poco o nada. ¡Y viva España! Donde indiscutiblemente somos diferentes.

Antonio García Fuentes
(Escritor
y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y
http://www.bubok.es/autores/GarciaFuentes

Recibe nuestras noticias en tu correo

Antonio García Fuentes

Empezó a escribir en prensa y revistas en 1975 en el “Diario Jaén”. Tiene en su haber miles de artículos publicados y, actualmente, publica incluso en Estados Unidos. Tiene también una docena de libros publicados, el primero escrito en 1.965, otros tantos sin publicar y mucho material escrito y archivado. Ha pronunciado conferencias, charlas y coloquios y otras actividades similares.

Lo más leído