José Luis Garci cineasta y autor de Noir. 22-1-2014

PD entrevista al genial cineasta y autor de 'Noir'

clipping

José Luis Garci: "Todos los que escribimos y hacemos cine nos tenemos que aplicar el 'sea usted ameno'"

"Ahora puedo hacer ese balance con mi edad y creo que no he hecho ninguna buena película"

Periodista Digital / Entrevista: Lorenzo Rodríguez, 23 de enero de 2014 a las 17:02
Noir es un libro un poco caótico, como soy yo

Crítico desde los 19 años (Signo, Cinestudio, Revista SP...) y guionista de cine y televisión a partir de los 25 años, José Luis Garci debutó como director en 1976 con 'Asignatura Pendiente', éxito que se transforma en un fenómeno sociológico; le siguen 'Solos en la Madrugada' y 'Las Verdes Praderas', que conforman una lúcida trilogía de la Transición.

En 1980 funda la productora Nickel Odeon , cuya primera película es 'El Crack', un film noir hoy objeto de culto. Con 'Volver a Empezar' llega el primer Oscar en lengua española. En 1985, 1988 y 1999, 'Sesión continúa', 'Asignatura aprobada' y 'El abuelo', respectivamente, vuelven a ser nominadas por la Academia de Hollywood como mejores de películas en lengua extranjera.

Garci es uno de los más grandes cineastas españoles de todos los tiempos pero además es un formidable conversador como lo demuestra en esta entrevista con Periodista Digital en la que nos habla de su libro 'Noir' (Notorius Ediciones, 2013) y repasa toda su obra.

CUMPLIR 70

"Siempre me decían amigos mayores que esto pasa en un suspiro y es verdad. El tiempo es una cosa muy extraña, es más una materia de sentimiento. En ese territorio tan confuso asusta más la idea de cumplir 70 años, pero por dentro probablemente no los tienes".

"Hay gente que escribe como [Paco] Umbral y su lectura es siempre de alguien joven, por ejemplo Umbral. Yo no he sentido ningún cambio al cumplir 70, ni siquiera con el cero. Es una cosa estraña, mira hacia atrás y piensas en las que cosas que has hecho, en las que podías haber hecho y en las que no".

MAL CRÍTICO

"Yo podría estar una semana hablando contigo de John Ford o de Howard Hawks pero nunca he sabido hablar de lo que yo he hecho. Soy mal crítico, incluso por exceso. No quiero hablar nunca de una película mía, es un poco como que te da pudor. Es evidente, eso lo ve cualquiera que mis primeras películas, 'Asignatura pendiente', 'Solos en la madrugada', 'El crack'... eran películas arraigadas en su tiempo, eran casi documentales. Yo recuerdo que estábamos grabando la noche en que fue legalizado el Partido Comunista, estábamos al día de lo que pasaba, era como una crónica de Televisión Española".

INCLINACIÓN POR EL MELODRAMA

"Luego tuve una inclinación por el melodrama, 'Volver a empezar', 'Canción de cuna', 'You are the one' o 'La herida luminosa' son melodramas. Hice muchos melodramas. Las razones profundas de por qué haces unas cosas o haces otras nunca las he sabido. ¿Por qué una mañana te levantas y te gusta una cosa o no? Pero son cosas que pasan en la vida. ¿Por qué dejas de gustar a una mujer o una mujer deja de gustarte a ti de un momento a otro? Si esos cambios se producen en las personas, ¿cómo no se van a producir en el pensamiento?'

LA OBRA

"Me siento incómodo cuando dicen 'tu obra', yo creo que el cine no es una labor en donde podemos decir exactamente 'tu obra', me suena grandilocuente y sobre todo equivocado. Incluso en mi caso que mis últimas películas además de escribirlas y producirlas las dirijo, en incluso las edito, porque es una confluencia de gente, más allá de los actores o de los técnicos, el día que hace cuando vas a rodar. Sale nublado y tú querías un azul luminoso. No es como cuando yo hago un libro o un tipo escribe un poema hacer una película. No existe una autoría tan grande, ni siquiera en los más grandes, porque tienen detrás escritores muy buenos".

"Este es el momento, tantos años después, de ponerme una medalla. Jamás he puesto 'un film de...' ni siquiera en mi primer corto. Ni cuando gané un Óscar lo puse. En una película tengo mucha ayuda. En cambio si yo escribo un libro que está hecho con mi sudor, mi sangre, mis recuerdos malos y buenos, es diferente".

"Un director de cine no sabe nada, elige. No sabe de decorados, puedes decirle como le digo yo a Gil "¿por qué la puerta esa no es de cristal, que si es transparente vemos el fondo?, etc... pero yo no sé clavar ni un clavo, ¿Cómo voy a hacer los decorados?, no sé iluminar, puedo decir, "esa zona déjala un poco en penumbra pero no sé que aparatos exactamente hay que poner... ".

"Se ha mitificado tanto la figura de lo que es un director... porque si tú haces una obra de Vallejo o de Arthur Miller, estás trabajando con doscientos folios de un señor que se ha inventado todo, los personajes, las intenciones... y tú pones 'un film de Sidney Lumet. Desde mi punto de vista es un poco exagerado".

NOUVELLE VAGUE

"Yo para escribir un libro no necesito nada, para hacer una película lleva detrás una industria, es un arte industrial. Esto viene con la 'nouvelle vague', ellos descubren un 'film de...' y se cargan todo el 'Hollywood Style', el cine de estudio, que era como decir, 'a partir de ahora no vamos a hacer más que coches individuales, y contra eso no se puede ir. Es un movimiento tan grande como el Impresionismo, o el siglo de Oro español".

HOLLYWOOD

"Durante algún tiempo los privilegiados éramos contemporáneos de Hitchcock, que vivía a escasos metros de John Ford, que a su vez vivía no muy lejos de Howard Hawks, que era vecino de Billy Wilder... En Hollywood había una acumulación de talento que no se podrá volver a repetir hasta que pase mucho tiempo".

"Ahora para apoyar a la industria los Oscar eligen diez películas nominadas, antes eran cinco pero es que cualquiera de esas cinco podría ganar. Ahora de esas diez hay alguna que está bien pero no es una película exepcional".

"Ha cambiado el público y han cambiado los gustos... yo no quiero caer en ese rollo de que 'el cine de antes era mejor', pero es que para los de mi generación, el cine de antes era mejor".

"Yo no estoy con el 'film de...', estoy con que el cine es una obra de creación colectiva, donde por supuesto hay un tipo que dirige y que dirige no solo la planificación, todo y tiene la responsabilidad de ser el creativo número uno, pero hay otros".

"Cuando se puso de moda en el teatro que entraras y directamente vieras el escenario y a los actores, a mi no me gustaba porque se pierde la magia. Ese es uno de los fallos del cine, la desaparición del telón, de la magia y otro es que ahora hay unos títulos de crédito que duran 10 o 12 minutos, y hay que ponerlos, por los sindicatos, hasta el nombre de los chóferes del catering... No entran todos en el plató. Esos cambios del cine han sido para mal ".

"Ahora se ha dado tanta importancia a que el cine sea un arte... si ya lo era, no el séptimo, es que era el primer arte".

SUS GUIONES

"De las películas que yo he dirigido, un tercio, 6 de 18, han sido adaptaciones de obras literarias. Hay veces que es mejor tener un guión original porque tienes más libertad y otras partir ya de una base porque estás como más seguro. Al final el trabajo es el mismo, tienes que tratar de llevar a la pantalla una serie de emociones, diálogos o risas".

"Yo por ejemplo he intentado hacer de Galdós algo más cercano de lo que hubiera sido ahora, y algunas cosas del lenguaje que se han ido perdiendo. He intentado ser fiel pero adaptandolo a la mentalidad de ahora".

"He tenido la suerte de que me ha nominado cuatro veces para el Oscar. Mi manera de contar es la que he aprendido como espectador viendo películas, yo no he ido a una escuela de cine, lo hago mucho a lo Hollywood, mi manera de rodar era muy americana".

"Lo bueno de no ir a la escuela de cine es que no tuve que pasar y olvidar ese sarampión del cine político antes que del cine sentimental. Lo malo fue no tener la suerte de poder estar con locos como yo que solo hablaban de películas desde que se levantaban hasta que se dormían, hubiera sido maravilloso".

"Casi nunca consigues lo que pensabas. Ahora puedo hacer ese balance con mi edad y creo que no he hecho ninguna buena película, en el sentido de que yo se lo que es buena película. He hecho algunas películas que más o menos han funcionado en taquilla o que han gustado a algunos amigos... pero no se acercan a lo que yo llamo buena película y ya no la haré. Tampoco las han hecho muchos compañeros de mi generación".

"A mí me ha gustado mucho la novela de Cela, 'La colmena' toda la vida e hice el guión pero me quedé con ganas porque ese guión no se llevó a cabo nunca"

"Yo no puedo decir que 'Tiovivo sea una maravilla' pero no soy hipócrita, hay mucha gente del mundo de la cultura que están poniendolo al día como una obra clave de la posguerra española. No soy hipócrita, es verdad que desde hace dos o tres años, la gente me dice que 'Tiovivo' debe estrenarse en sala".
CINE, LITERATURA Y PINTURA

"A mí no me gustó nada la Dolce Vitta. Me parece que Fellini ha recibido un poco las inclemencias del tiempo, cosa que no le ha ocurrido a Rossellini. El cine de Rossellini es muy difícil que envejezca porque está en el alma del espectador".

"El tiempo es el gran crítico del cine y del arte en general".

"Noir es un libro un poco caótico, como soy yo. Hay narrativa, hay crítica, hay un diccionario de directores, hay relatos, hay listas, con mis favoritas, en fin, dentro de ese caos, es lo que quería sacar".

"A mí me gustan mucho las listas pero veo que ya se están poniendo de moda también. No significa que sea listo, es porque tengo un gusto popular, me empieza a gustar un poco lo que le gusta a la gente. Eso es el pop".

"El otro día me preguntaban sobre El Greco y ya empiezan a decir cosas que yo decía. Yo creo que El Greco estaba fumado cuando pintaba. Tomaba algo, no hay duda, como lo estaban San Juan de la Cruz y estos... No sé que sustancia pero evidentemente estaba haciendo una cosa distinta a la de su tiempo. Es un pintor que no se parece a nadie".

"El relato 'Los asesinos' de Hemingway es el inicio de una manera nueva de contar y de escribir. Era puro cine negro. Un eje fundamental del cine negro es la mujer, después del cine negro ya no la vuelven a meter mano. El mueble bar es un invento de este cine".

"Hopper era un cinéfilo y muchos de sus cuadros han influido en las películas y Caravaggio también. Es un libro entretenido y me ha costado mucho, pero hay un mandamiento que nos tendríamos que aplicar todos los que escribimos y hacemos cine, 'sea usted ameno'".

"Creo que no voy a hacer una nueva película, aunque nunca se puede decir de este agua no beberé. También es difícil que lo haga la gente de mi generación. Yo creo que acabaré en esto de escribir. No estoy para ir a más despachos a discutir con la gente de proyectos".



Publicidad
Aviso Legal | Política de Privacidad | Protección de Datos | sugerencias@periodistadigital.com | Publicidad | Quiénes Somos | Copyleft
PERIODISTA DIGITAL, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05