Ocio y Cultura
Francisco Javier Aguilar Viyuela, la Torre Eiffel, el Arco de Triunfo de París y Cristina Cifuentes. EP

Literalmente es como dice el titular, pero no se tomen el verbo 'separar' en el sentido divorcio, ruptura, desavenencia o algo parecido. Lo de Cristina Cifuentes (54) es mucho menos doloroso y bastante más simple: cambia de ciudad y de país y sigue con el mismo con su mismo marido. (Cristina Cifuentes 'se pira' a París donde ha pillado un trabajo de lujo).

La ex presidenta de la Comunidad de Madrid, aunque su antigua jefe de prensa Marisa González lo niega sin aclarar muy bien que es lo que desmiente, ha dejado España y se ha mudado a París, donde ha empezado a trabajar en una empresa de recursos humanos, training y comunicación.

Allí contará con el apoyo de su hija Cristina, que reside en la capital gala debido a su trabajo en la firma de lujo Loewe, pero no de su marido, el arquitecto Francisco Javier Aguilar Viyuela, y de su hijo Javier, quienes se han quedado en tierras españolas.

Cristina Cifuentes  pasó por uno de los peores momentos de su vida hace unos meses, cuando salió a la luz el escándalo del máster y el robo de unas cremas en un centro comercial. En aquel momento, decidió retirarse de la política y tomarse unos meses sabáticos. Pero parece que el descanso ha llegado a su fin.

La ex política del PP, que pidió una excedencia de dos años en la Universidad Complutense de Madrid, ha vuelto al mundo laboral y ha entrado a formar parte de una empresa de recursos humanos, training y comunicación gracias a una buena amiga, según cuenta Vanity Fair.

La compañía está ubicada en París y será allí donde resida a partir de ahora.

La propia Cristina dio pistas de su futuro en Instagram el pasado 17 de septiembre: "Comienza una nueva etapa, con nuevos proyectos y nuevas ilusiones", escribió Cifuentes junto a una imagen en la que aparecía de perfil y de espaldas, disfrutando del paisaje urbano desde el cielo de Madrid.

Once días después, la ex presidenta madrileña compartía su primera fotografía de su vida en la ciudad del Sena: "Gala de apertura de la temporada de danza 18/19. Palacio Garnier, París", decía bajo la instantánea, posando con un vestido blanco de transparencias y pedrería.

Los comienzos no son fáciles y Cristina lo sabe. No obstante, en esta nueva etapa contará con el apoyo de su hija, que pasa largos periodos en París por su trabajo en la firma Loewe. Su marido y su hijo no estarán con ella, pero son conscientes de que les separan tan solo dos horas de avión, por lo que los viajes serán constantes.

Con esta mudanza a Francia, Cifuentes cierra una complicada etapa en España e inicia una nueva en la ciudad gala. La ex política parece haber reencontrado la felicidad y ahora mira al futuro con ilusión.