Ocio y Cultura
El cantante Miguel Bosé. EP

Miguel Bosé es una permanente caja de sorpresas. No hace mucho, se confirmó que el cantante se ha mudado a México por la puerta de atrás, como un auténtico bandido (Miguel Bosé califica de"escoria" y "criminal" a Donald Trump).

El cantante, de 62 años y residente en Panamá durante los últimos tres, confirmó su traslado a la capital azteca a finales de septiembre, tres meses después de que Hacienda lo incluyera en la lista negra de morosos (Así fue el altercado que vivió Miguel Bosé con una niña en el colegio de sus hijos en México).

El dijo, repondiendo a un cuestionario por escrito:

“Ahora estoy viviendo en México por razones de familia y trabajo”.

Pero, extraño para una ciudad donde conviven diariamente casi 20 millones de habitantes, todavía no se le ha visto en público y los detalles sobre su nueva vida son un secreto guardado bajo llave (Los excesos confesables de Miguel Bosé ).

Ahora viene Carmen Rigalt y nos cuenta en 'LOC' que Miguel Bosé y Nacho Palau se separan y se reparten los hijos.

"La decisión fue difícil, pero no les quedó otra opción que repartirse los críos: dos para Miguel y dos para Nacho. Hoy los hermanitos se echan de menos, pero sus papás suplen esas carencias con largas sesiones de amor y Skype".

Miguel Bosé estaba estrechamente unido a Nacho Palau, un escultor valenciano con el que compartió paternidad. Aunque se desconocen las causas por las que ambos han decidido poner fin a su relación, lo que está claro es que ahora cada uno vive en un lugar muy diferente.

Ambos reconstruyen ahora sus vidas en distinto lado del charco.

Dice Carmen Rigalt en El Mundo que "la decisión fue difícil", pero que no les quedó otra que opción "repartirse los críos: dos para Miguel y dos para Nacho.

Hoy los hermanitos se echan de menos, pero sus papás suplen esas carencias con largas sesiones de amor y Skype, asegura la columnista.