Ocio y Cultura

La peste negra acabó con al menos el 30% de la población europea durante el siglo XIV, causando una pandemia en regiones enteras y grabando en la memoria colectiva de la actualidad la palabra peste para referirnos a cualquier daño grave. Sin embargo, los estragos causados por la bacteria 'Yersinia Pestis' podrían remontarse muchos más años atrás, tras los resultados de una nueva investigación.

La cepa de la bacteria 'Yersinia Pestis', hallada en el ADN de los dientes de un cuerpo con más de 5.000 años, según rt durante el neolítico o Edad de Piedra, podría aportar nuevas hipótesis sobre el origen de la peste en Europa.(La genética revela que la peste es 1000 años más antigua)

Los especialistas aseguraron, informa el medio Live Science, que los restos encontrados este jueves, al sur de Suecia, poseen las mismas variantes genéticas que hacen mortal a la enfermedad en la actualidad, si no es tratada a tiempo.

El cadáver de un agricultor encontrado -de la misma edad y en la misma tumba- también tiene restos de la bacteria. Los autores del hallazgo creen que están ante los indicios de la primera gran pandemia de la humanidad.(La peste negra fue propagada por humanos, no por ratas)

La cepa de la peste que mató a la mujer sueca, de 20 años, apareció hace unos 5.700 años, según su análisis genético. Científicos de Dinamarca y Francia, que también participaron en la investigación, analizaron el genoma de más de 1.000 cadáveres de aquella época y la posterior, denominada 'Edad de Bronce'.

Los resultados mostraron que en un período muy corto de 600 años, aproximadamente, la bacteria se expandió a lo largo de toda Europa, desde el sureste de Rusia hasta Suecia. El desentierro en el sitio arqueológico Mijáilovski II Un macabro hallazgo revela dónde y cuándo se registró el primer caso de peste bubónica

Nicolás Rascován, argentino y biólogo de la Universidad de Aix-Marsella -además autor de un estudio sobre estos descubrimientos publicados en el último número de la revista Cell- indicó que en aquel período no existieron grandes migraciones humanas que puedan explicar esa dispersión, dado que no encontraron mestizaje entre las diferentes poblaciones infectadas.

"Nuestro trabajo propone que hubo una primera pandemia de peste en un periodo precedente a la aparición de la escritura. Pero justo para la época donde vemos expandirse la peste, surgen grandes innovaciones tecnológicas como el transporte rodado y la tracción animal, medios ideales para esparcir el patógeno a grandes distancias", explica Rascován.

Hace unos 5.000 años, inmigrantes asiáticos habían traído los cultivos y la ganadería al continente. Por aquella época, ya habían surgido las primeras ciudades de hasta 20.000 habitantes, donde convivían personas y ganado en un espacio reducido y con poca higiene, factores que podrían permitir el desarrollo de epidemias.

Por razones desconocidas, en esa época hubo un brusco descenso de la población de entre un 30% y un 60%, similar al que ocurrió en la Edad Media con la peste negra. Algunas de las ciudades fueron quemadas y abandonadas. Fue el final de la Edad de Piedra.