Ocio y Cultura
Anciana y Letizia RS

La sinceridad es un valor en sí mismo, aunque lo complicado es encontrar el momento para ser sinceros. (Casa Real hace estallar a Doña Letizia: la envía a Mozambique en un día muy especial)

Las criticas, si son constructivas son bienvenidas, si son destructivas, mejor pasar a otra cosa.-Hace diez días y mientras Don Felipe cerraba su actividad pública en el Palacio Real, donde recibió las cartas credenciales de seis nuevos embajadores, Doña Letizia lo hizo en un monasterio de Lerma (Burgos), donde visitó por sorpresa a las monjas dominicas. La Reina había inaugurado esa mañana la exposición Las Edades del Hombre, tomando el relevo a Doña Sofía, que hasta ahora había inaugurado las ediciones anteriores. Y, desde allí, se acercó al Monasterio de San Blas, según recoge ABC y comparte Paula Dumas para pd. (Así se ha vengado de Sofía, Letizia I, 'La Rencorosa', un año después de Palma)

Encajar la crítica es sólo algo que hacen los más grandes.- Durante su visita a la localidad de la provincia de Burgos, la Reina saludó y estuvo charlando amablemente, como es habitual en ella, con la gente que hasta allí se trasladó para ver de cerca y en persona a Doña Letizia. Sin embargo hubo un momento un tanto embarazoso, emitido ayer por «Sálvame», del cual la Reina consiguió salir airosa: Doña Letizia se paró a hablar con un matrimonio anciano, a los que le dijo de forma cariñosa: «¡Qué matrimonio tan mayor, pero tan bien! Aquí en Lerma viven ustedes muchos años. Con 93 años hay que dar gracias». Tras esto, la mujer le preguntó su edad: «Yo tengo 46 años», contestó aparentemente tranquila sin esperar la respuesta de la anciana que respondió sorprendida: «¡Yo te echaba muchos más!».

Es muy importante aprender de nuestros errores, aunque siempre es mejor darnos cuenta nosotros mismos que nos lo recuerde un tercero.-Ante esto, la Reina Letizia se limitó a sonreír y responder de forma educada: «Muchísimas gracias. Cuídese señora», con el objetivo de finalizar la conversación entre ambas para poder seguir saludando al resto de asistentes.