Ocio y Cultura
Dabvid Gandy. EP

Hay gente para todo (Jennifer López en leggins y una pose sugerente).

Y cada uno se gasta la pasta como quiere (Kim Kardashian se pone una barbaridad de bañador para envidia de Jennifer López, Kendall Jenner y Emely Ratajkowski).

El sexo masculino siempre tan minuciosos para escoger ropa y calzado y sin embargo los calzoncillos vienen a ser esa prenda en la que apenas se presta atención; la pieza que se escoge al azar en cualquier tienda y a la que después ni se mira cuando abrimos el cajón de la ropa íntima.

Ver esta publicación en Instagram

The sun is back in LA, and my mustache too... 😆

Una publicación compartida de Jon Kortajarena (@kortajarenajon) el 10 Ene, 2018 a las 11:03 PST

No obstante, los tiempos cambian y los cuerpos y mentes también. Mientras que las grandes firmas de moda crean ropa íntima con muñecos y dibujos animados orientada a niños y chicos adolescentes, los calzoncillos de colores lisos y sin estampados son pensados para hombres en edad adulta ya que aportan mucha más elegancia y sofisticación.

Y de esto sabe mucho Nice Laundry. La firma ha creado los calzoncillos más caros de la historia, valorados en 1.000 dólares, cerca de 900 euros, para todos aquellos que sí dan importancia a la ropa íntima.

No solo el precio los convierte en un modelo especial, sino que están bordados en oro y eso es lo que los diferencia de los demás. Se trata del boxer ‘slim fit', el más vendido de la firma, pero con algún que otro detalle que explica su alto valor.

El hilo dorado con el que está hecho el signo de la marca es oro de 24 quilates, se ha fabricado en cashmere auténtica y cuenta con refuerzos elásticos para mayor transpirabilidad y movimiento. El único inconveniente es que Nice Laundry los ha lanzado en edición limitada y estos calzoncillos de lujo pueden desaparecer en cualquier momento.

Rick Choi, cofundador de Nice Laundry comentó a un medio internacional: "Comenzamos con 100% de cachemira, sin mezcla de lana o demás tejidos de baja calidad, y trabajamos con un equipo aquí en Nueva York para coser a mano cada par". Además, teniendo en cuenta que este tipo de prendas solo pueden lavarse en seco, desde la marca incluyen un manual con las instrucciones de lavado. A pesar de su precio y de esfuerzo extra de cuidados de la prenda, desde la marca afirman estar "muy orgullosos de su nueva creación".

Nice Laundry tiene una postura única sobre la sostenibilidad. Al parecer, cada pedido de que se hace se envía con una etiqueta de envío prepaga que permite a los clientes enviar por correo prendas desgastadas, que luego se clasifican, se sanean y se convierten en nuevos productos. Desde 2013, año en el que comenzó la compañía, ha ayudado a reciclar más de 120.000 prendas en total.