Ocio y Cultura
Camilo Sesto. EP

Los ricos también lloran, como rezaba el títuloi de uan famosa serie que hace dos décadas hizo furor entre los espectadores de televisión. Y algunos lloran mucho, sobre todo por lo que han sido y lo que son.

Camilo Sesto ha vuelto. Esta vez, el motivo de su aparición era la presentación de su nuevo disco «Camilo Sinfónico».

El cantante, de 72 años, lanza un trabajo con colaboraciones de Marta Sánchez, Pastora Soler, Ruth Lorenzo y Mónica Naranjo. «Que la música siga siendo nuestro único mundo», declaró durante la presentación y tras muchos años de silencio.

Estas fueron sus parcas palabras en un emotivo acto que concitó a centenares de fans y muchísimas medios. El músico de Alcoy confesó sentirse un poco «mareado» y se desplazó a un reservado.

A esto se le añade que el pasado mes de septiembre se celebró el cuarenta aniversario de una de sus canciones con más poso de nuestra memoria del pop español: «Vivir así es morir de amor».

Tras esta breve pero revolucionaria aparición pública, la figura del cantante ha vuelto a aparecer en boca de todos y no precisamente para bien ni para hablar de su música. Desde hace años el cantante se somete asiduamente a diferentes retoques estéticos, entre ellos la inyección de bótox, pero con un resultado de feminización de los rasgos del hombre por realizarse mal los retoques.

Lo normal sería que se respetase al máximo la masculinidad natural del gesto.

Después de ver las imágenes en las que posaba para los medios durante la presenatción, muchos se percataron que la salud del artista había empeorado pues utilizó una silla para mantenerse erguido en el photocall, además de que cada vez que se desplazaba era asistido por una persona que le servía como apoyo.

De su salud y muchos otros temas ha hablado Lourdes Ornellas, la madre del único hijo de Camilo Sesto:

«Está con piedras y problemas en los riñones. El día anterior a la presentación estuvo en el hospital, no sé cómo pudo ir».

Eso explica en una amplia entrevista con la revista «Lecturas».

La mexicana y madre del único hijo del artista, Camilo Blanes Jr., confesó la realidad en la vida del padre de su hijo:

«Es un muñeco, no tiene voluntad. Las personas de su entorno lo tienen abducido».

«Es imposible llegar a él, le llega la información totalmente deformada por los intereses de una persona y se están burlando de mí, de mi hijo y del propio Camilo».

Lourdes cuenta el desprecio que recibe cada vez que intenta ponerse en contacto con el cantante:

«Ha estado en Madrid para ver a su padre y no pudo verle por órdenes de este señor, no podía entrar en la casa».