Ocio y Cultura

Algo sorprendente pasó en el aeropuerto internacional de Dulles en Dallas la semana pasada. A los viajeros de ciertos vuelos se les hizo embarcar, pero cuando fueron a sacar sus tarjetas de embarque los asistentes de vuelo les dijeron que no eran necesarios: tan solo tenían que mirar a una cámara situada en la entrada del embarque, según recoge Javier Pastor en xataka.

El sistema de reconocimiento facial es el primero que se pone en marcha en aueropuertos en EE.UU., y podría marcar el inicio de una tendencia con la que decir adiós a las tarjetas de embarque tradicionales.

Muchos se preguntarán de dónde proceden las fotos con las que se coteja el reconocimiento. La respuesta está en dos fuentes oficiales. La primera, para los ciudadanos estadounidenses, está en sus pasaportes.

La segunda, para los extranjeros, está en las fotos que se toman en el control de aduanas y que verifica nuestra identidad al entrar en los Estados Unidos. Esas fotos tomadas al escanear la cara de los pasajeros permanecen en el sistema durante 14 días en este periodo de pruebas y se mantendrán 12 horas tiempo después, pero en el futuro el sistema las eliminará en cuanto se haya efectuado la comparación.

El sistema, llamado veriScan, ha sido desarrollado para plantear una alternativa de futuro al sistema de embarque tradicional. Según los responsables de este proyecto, el escaneo de nuestra cara lleva apenas una fracción de segundo y muestra una precisión del 99%.

Facial

La verificación mediante reconocimiento facial permite realizar el embarque en aproximadamente la mitad de tiempo que los procesos tradicionales, aseguran los encargados del proyecto: "no más enredos con la tarjeta de embarque mientras llevas tus maletas o incluso niños en brazos, no más tener que intentar encontrar el código QR en tu móvil".

El primer vuelo en el que se introdujo esta opción fue uno con destino a Copenhagen operado por Scandinavian Airlines. United Airlines y Air France / KLM también están comenzando a usar el sistema, que además está orientado a detectar la entrada de personas con pasaporte falso, algo que por ejemlo ocurrió el pasado mes de agosto en unas pruebas preliminares.