Ocio y Cultura
Bonnie Lackey. EP

Bonnie Lackey, que tiene 41 años y siempre ha sido muy fiestera, se aprestaba para unos días de absoluta diversión en Magaluf, lugar famoso en Mallorca por su turismo desenfrenado.

La británica había dejado a sus dos pequeños, Freddie y Tommy, en manos de su padre en la ciudad inglesa de Crawley. Estaba feliz y jamá simaginó que le podía pasar algo así.

La mujer británica ha iniciado un proceso legal para lograr una indemnización de 10,4 millones de euros después de quedar tetrapléjica por un accidente en una piscina de olas de un hotel de Magaluf (Calvià).

Un tribunal británico ha aceptado la tramitación de la demanda.

Los hechos se remontan al año 2017, según informaron ayer varios medios británicos. Bonnie Lackey, originaria de la localidad de Crawley, se encontraba de vacaciones en un establecimiento turístico para celebrar la despedida de soltera de su prima.

Mientras estaba sentada en un flotador, la piscina de olas se activó y el movimiento que se generó hizo que volcase y se diese un golpe contra el suelo.

"Caí boca abajo en el agua. No podía comprender por qué mis brazos y mis piernas no estaban haciendo lo que yo quería que hicieran. Intenté levantar mi cabeza fuera del agua, pero tampoco pude. Aguanté la respiración y esperé desesperadamente que alguien viniese a por mí".

Médula espinal afectada

Como consecuencia de esa caída, en que se rompió tres huesos del cuello y su médula espinal resultó seriamente dañada, esta madre de dos niños tuvo que regresar a Gran Bretaña en un avión-ambulancia.

Quedó tetrapléjica y necesita cuidados especiales las 24 horas del día, que le han obligado a adaptar su casa gastándose casi 70.000 euros, según consta en la demanda.

El pasado mes de abril, un juez británico aceptó su petición de que la demanda pueda ser tramitada en Reino Unido, a pesar de que tanto la compañía hotelera como la aseguradora tienen su sede en España.

El magistrado consideró que Bonnie Lackey tenía derecho a emprender esta acción en Londres, en base a las regulaciones de la UE que permiten a los consumidores demandar a compañías extranjeras en otros países de la Unión Europea.