Además le da 15 años para devolver el resto

clipping

La Caixa perdona 6,5 millones de euros al PSC del ministro Montilla

PD, Jueves, 10 de noviembre 2005
El Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) ha conseguido que la Caixa le condone 6,57 millones de euros, el 45% de la gigantesca deuda que habían contraido los socialistas hace 12 años y de la que nunca han pagado una peseta. El partido que dirige el ministro José Montilla ha logrado, además, renegociar los 7,81 millones de euros restantes, ampliando el plazo otros 15 años.

 José Montilla, primer secretario del PSC y ministro de Industria, afirmó ayer que su partido ha actuado de forma «transparente» ya que ha facilitado al Tribunal de Cuentas toda la información solicitada. Y en respuesta a  Mariano Rajoy, que acaba de afirmar socoso que «las deudas hay que pagarlas», se salió por los cerros de Ubeda, argumentando que el líder del PP tiene que aclarar las cuentas de la desaparecida Alianza Popular.

El presidente de la Caixa, Ricard Fornesa, aseguró ayer a Iñaki Gabilondo, en la Cuatro de televisión, que la deuda que tiene el PSC contraída con su entidad es una operación 'absolutamente normal, correcta, transparente y en términos adecuados'

Sobre  la OPA de Gas Natural -controlada por La Caixa- sobre Endesa, dijo que van a seguir apoyando a la empresa gasista en esta trayectoria y que tienen el convencimiento de que va a tener un final feliz: "Nos agradaría que muchas otras instituciones, no catalanas, nos quisieran acompañar en esta operación y creemos en la competencia de España para decidir si la OPA se ajusta a la ley y que le parece lógico que el Gobierno la defienda frente a la Unión Europea".

Son estas declaraciones, unidas a la sensación de que la Caixa ha perdonado más de 6 millones de euros al PSC con un claro interés, lo que deja a Montilla en una situación insostenible. A nadie se le escapa que Montilla tiene que tomar decisiones que afectan directamente a los intereses de esa entidad financiera.

Como explica el diario El Mundo en su editorial, hay  dos circunstancias muy relevantes que inducen a sospechar que esta condonación, realizada hace meses, no fue inocente y que tenía como finalidad obtener favores del poder político.La primera es que el perdón de la deuda se produce cuando Maragall y sus socios ya estaban gobernando. La segunda es que Montilla era ministro de Industria:

Todo indica que la Caixa, cuando perdonó esa importante suma, preparaba ya la oferta de Gas Natural por Endesa. En cualquier caso, la Caixa era el principal accionista de Repsol, Telefónica, Gas Natural, Abertis, Aguas de Barcelona y otras empresas cuyas cuentas de resultados dependen de decisiones de la Generalitat de Cataluña y del Gobierno central.

Montilla no puede seguir siendo ministro de Industria, ya que carece de la independencia y autonomía necesarias para estar al frente de un departamento que tiene competencias reguladoras en energía y telecomunicaciones, dos sectores en los que están concentrados los intereses de la Caixa. ¿Fue la reciente autorización a Gas Natural para subir sus tarifas muy por encima del IPC parte de la devolución de este favor?

El ministro Blunkett dimitió hace pocos días en Gran Bretaña por no haber notificado que poseía un pequeño paquete de acciones en una empresa. El conflicto de intereses de Montilla es infinitamente más grande.

Zapatero declaró en su día en una portada de EL MUNDO que se comprometía a «hacer una democracia ejemplar» y convirtió la regeneración en bandera de su campaña electoral. Si es coherente con estos principios, debería relevar a Montilla. Es la primera vez que nuestro periódico solicita la dimisión de un ministro de su Gobierno, pero ello nos parece un imperativo de la más elemental ética democrática. El ministro de Industria, además de ser honrado, debe parecerlo y eso Montilla -al menos en términos políticos- ya no podrá conseguirlo nunca.