COMUNIDAD

clipping

Campamentos de verano, una opción para aprender

Agencia EFE, Lunes, 15 de mayo 2006
Con la llegada del verano se presenta una oportunidad única para que los menores de la casa participen en campamentos, que además que ser un tiempo de diversión podría convertirse en una experiencia positiva en sus vidas.

Ya sea por unos pocos días o todo el verano, los campamentos brindan a los más pequeños la posibilidad de afrontar nuevos retos y desarrollar habilidades en un ambiente seguro.

Y es que los tradicionales y populares campamentos de verano son cada vez menos una simple experiencia recreativa que están dando paso a actividades educativas y formativas que ayudan a los pequeños en su proceso de formación, según coinciden los expertos. Cada año más de 11 millones de niños y adultos asisten a campamentos en todo Estados Unidos, de acuerdo con la Asociación Americana de Campamentos (ACA, por sus siglas en inglés).

Desde organizaciones juveniles, científicas y deportivas hasta instituciones educativas y congregaciones religiosas ofrecen en todo el país distintos tipos de campamentos durante el verano.

Si bien los precios oscilan entre los 100 a 400 dólares a la semana, el dinero ya no es un impedimento porque muchas organizaciones cuentan con planes de asistencia económica para familias de escasos recursos que deseen inscribir a sus hijos.

A la hora de elegir el campamento adecuado para su hijo, los expertos sugieren tener en consideración diversos aspectos, como la edad, los pasatiempos y las destrezas del menor, para sacar el mayor provecho posible de este período.

Por ello, tener una idea clara de las habilidades que quiere que sus hijos aprendan y desarrollen durante esta época le ayudará a elegir el campamento que mejor se adapte a sus necesidades.

Involucrar a su hijo en la selección del campamento puede ayudarle a generar expectativas positivas con respecto a las actividades que llevará a cabo y con ello disminuir la ansiedad de no saber a lo que se enfrentará, aseguran los expertos.

Tomar en cuenta que los niños pequeños no se adaptan fácilmente a estar lejos de casa por un período largo, puede evitar que un primer campamento de verano de larga duración fracase.

En caso de que el menor no esté listo para alejarse de casa por mucho tiempo, lo mejor será inscribirlo en un campamento por el día, con el fin de prepararlo para uno de mayor duración en el futuro.

Si la selección del campamento adecuado para su hijo es de suma importancia, no menos importante es prepararlo para esos días que estará fuera de casa, según los expertos.

Hacerle saber a su hijo que lo va a extrañar, pero sin crearle ansiedad o sentimientos de culpa por su partida, puede darle tranquilidad al pequeño en la distancia.

Conozca y respete las reglas de comunicación del campamento - ya sea llamadas, correspondencia o visitas - para evitar momentos difíciles tanto para usted, como para su hijo.

Para muchos niños el primer campamento es un paso muy importante hacia la independencia que a veces puede ser difícil de tomar, por lo que animarlo a que se quede tranquilo puede ser el impulso que necesita. No obstante, siga su intuición si observa que la negativa de su hijo de permanecer en el campamento va más allá de una simple sensación de nostalgia pasajera, de ser así lo mejor será llevarlo de regreso a casa.

Una vez en el hogar, concéntrese en lo positivo que el niño pudo aprender de la experiencia y evite que éste se sienta fracasado por no haber permanecido durante todo el período.