clipping

«Hay progresistas que justifican a Castro mientras se quejan de la censura»

Máximo Esperanza, Lunes, 26 de junio 2006

Argentino, porteño, conductor de un programa radial y periodista. Ese es: Marcelo Mendieta. Estudió Derecho, pero sin duda sabe de la profesión periodística como pocos. Como buen hombre de su tierra se da su tiempo para responder a cada pregunta de forma ordenada, extensa, sin pelos en la lengua y con sentido armónico.  En las últimas semanas se ha incorporado a la Blog_Zone de Periodista Digital.


{p1}¿La monopolización y politización de los medios, ¿cómo condiciona el trabajo periodístico? {/p1}

{r1}Lo condiciona en varios sentidos: hay menos fuentes de trabajo (los mismos periodistas terminan trabajando para dos o tres medios del mismo grupo), menos libertad, menos entusiasmo, menos remuneración (salvo para las "estrellas"), menos periodismo. En cuanto a la politización, si se refiere a tomar partido hacia un sector de poder determinado como línea editorial, me parece algo inevitable -no creo que haya excepciones en la Argentina-, y perjudicial para el ejercicio de la libertad de prensa de los trabajadores.{/r1}

{p1}¿Se informa o se hace proselitismo? Me refiero a que si realmente se informa o sólo se responde a los intereses de los dueños de los medios. . {/p1}

{r1}No se puede generalizar. Lamentablemente, da la impresión de que se informa con menos rigurosidad, y con el sesgo que imponen los que controlan el medio, que no siempre son los dueños... A veces, son los avisadores. Que no siempre son privados. También es cierto que los jefes de sección suelen ser más cuidadosos de lo que deberían. Y tratan de hacer lo que -suponen- esperan de ellos los dueños. Es cierto: ganan, obviamente, mejores sueldos que los redactores y cronistas, y son más grandes de edad. Doble motivo, sobre todo en la Argentina, para cuidar el puesto. Y no tomar riesgos. {/r1}

{p1}¿Existe libertad de Expresión en Argentina? {/p1}

{r1}Existe libertad de expresión. Pero la subsistencia de los medios está más condicionada al que paga avisos. Y cuando el Estado tiene una presencia tan necesaria para garantizar la vida de los medios, el periodista o los medios tienden a ver al gobierno de turno como un benefactor, un amigo, al que conviene no molestar.


Creo que hay más responsabilidad nuestra, de los periodistas, que de los mismos gobiernos en la falta de audacia en la información y la opinión. No nos olvidemos que nuestros jefes y maestros vienen, en muchos casos, de la experiencia de hacer periodismo durante la dictadura militar de 1976 a 1983, cuando la autocensura funcionó más efectivamente que una amenaza por teléfono.. {/r1}

{p1}¿La ciudadanía tiene confianza en la prensa? {/p1}

{r1}Cada día menos. En 2000, cuando comenzó a desbarrancarse el gobierno de la Alianza (De la Rúa-Chacho Alvarez), que venía a moralizar el país devastado por Menem, a combatir la corrupción, se produjo la gran crisis de representatividad política. Los que eran éticos terminaron demostrando incapacidad para gobernar, administrar, y encima se fueron con la acusación de haber pagado sobornos a senadores peronistas a cambio de una ley laboral.

En diciembre de 2001, a los políticos, se sumó la dirigencia empresaria en la ola de descrédito: el corralito financiero -que inmovilizó los depósitos bancarios-, y el lobby de los hombres de negocios para forzar la devaluación del peso-dolar y así conseguir ganancias con la exportación, terminó de ponerlos en la picota.

La Corte Suprema quedó desmembrada y sometida a juicio político, incluida la denominada mayoría automática de Menem. Las sospechas de colaboracionismo de parte de la Iglesia con la dictadura todavía es un fantasma incómodo para el clero. Los periodistas, salvo casos excepcionales, se mantuvo en pie, aunque sin gran credibilidad. Hay periodistas respetados, creíbles, como Nelson Castro, curiosamente, un periodista que, por edad, pudo haber trabajado en tiempos del "Proceso", pero en ese entonces hacía Deportes.. {/r1}

{p1}La legislación argentina, ¿resguarda el derecho ciudadano a estar bien informado o existen trabas que dificultan la tarea periodística{/p1}

{r1}Hay una ley de acceso a la información que sigue sin sancionarse. Los problemas sociales, económicos, por supuesto, dejan en un plano secundario las demandas de este tipo que quedan en manos de ONGs y de la oposición, más algunos intelectuales y periodistas
. {/r1}

{p1}Existe realmente el periodismo de investigación. {/p1}

{r1}Existen las cámaras ocultas. Pero, ¿eso es periodismo de investigación? ¿Es válido conseguir información apelando a un disfraz o a un camuflage? Hay periodistas que investigan, es cierto. Pero me queda la duda si tienen la libertad en sus medios de decir, de contar, todo lo que encontraron...

El periodismo de investigación se ha usado en muchos casos para encubrir operaciones para desacreditar a alguien
{/r1}

{p1}Tienes alguna visión general sobre el estado de salud en que se encuentra la prensa de Latino América. {/p1}

{r1}Hay mayor conciencia de las limitaciones, mayor comunicación, y mayor libertad de la prensa individual. Pero eso no garantiza que se pueda hacer algo efectivo para contrarrestar endémicas restricciones a la prensa en la región. Hay una cultura que tiende a la limitación. En un continente donde todavía hay "progresistas" que defienden al regimen de Fidel Castro -como si hubiera una censura "buena", justificada-, mientras se quejan de la censura de gobiernos de "derecha", hay un problema difícil que solucionar.{/r1}

{p1}¿Cómo está impactando en Argentina la prensa digital en la prensa impresa?{/p1}

{r1}Mucho. Hasta hace unos años, los programas matutinos de las radios se limitaban a leer los diarios y agregar algo de información. La TV seguía a las radios y los diarios. Hoy, la prensa impresa sigue teniendo el valor de la supuesta profundidad y seriedad, pero ha ido dejando su papel protagónico en la prensa digital. Hay una desesperación de la prensa impresa por abordar, mediante portales y hasta con blogs propios, el espacio en Internet y seguir manejando la agenda de la información cotidiana.


Las columnas y la información de la prensa escrita tienden a parecerse a las de los blogs. Y hasta hay secciones sobre blogs en revistas como "Noticias", de editorial Perfil.{/r1}