clipping

«Desde un punto de vista ambiental Benidorm es el mejor modelo»

Judith Abella, Martes, 31 de octubre 2006
Juan Freire, profesor titular de la Universidad de La Coruña y coordinador del grupo de investigación en Recursos Marinos y Pesquerías, es además uno de los blogueros más activos de la red. Su blog Nomada, inclasificable temáticamente ya que lo aborda todo desde una perspectiva transversal, es un aleph de perspectivas multiples donde convergen todas las miradas. Sus ideas políticamente incorrectas están asentadas en juicios refexivos y multitud de autores. Para él es hora de abordar los problemas desde el lado de la responsabilidad individual y olvidar esa idea paternalista y muy actual que ordena que el Estado debe resolverlo todo. En lo que respecta al urbanismo, Freire considera que debe quitarse a la política del medio porque eso es lo que genera corrupción y pelotazos inmobiliarios. También es muy crítico con lo que los gallegos hemos hechos de nuestra costa hasta llegar a un punto de hacerla irreconocible.


{p1} En su blog defiende el laissez faire urbanístico del Agra del Orzán frente al mal resultado de la planificación del Barrio de las Flores. ¿Qué lección nos deja a nivel urbanístico? {/P1}


{r1} Yo lo que creo es que el gobierno lo que debería plantear son normas de juego bien claras. Lo que no debe hacer es predecidir los usos y planteamientos que debe hacer cada territorio. Porque eso lleva a disfunciones. Los gobiernos son muy malos haciendo previsiones. Ese debería ser el trabajo de todos pero por desgracia es a lo que se dedican. El caso del Barrio de las Flores es un ejemplo que me gusta porque lo conozco y porque demuestra los efectos perversos de la planificación. Este barrio fue planificado con objetivos bien precisos. Luego discutimos si hubo o no suficientes recursos. En un momento dado, una serie de urbanistas decidieron que la gente tenía que vivir de determinada manera, que no era la manera en la que quería vivir la gente. No previeron una serie de efectos secundarios que luego se dieron. El Agra del Orzán de La Coruña es el caso opuesto porque no fue planificado por el gobierno sino que se dejó al libre albedrío de la gente. Y es una barrio vital, agradable, con mucha vida comercial. También es cierto que es caótico y que tiene problemas como todos pero mucho mejor para vivir que el Barrio del las Flores. La lectura que se hace es que ahora falta dinero y que hay que recurrir a otro urbanista que nos diga cómo hay que vivir a partir de ahora {/r1}

{P1} ¿Existe una ignorancia generalizada frente a las capacidades organizativas del mercado?{/p1}

{r1} Creo que a la gente hay que dejarla vivir cómo quiera porque las mejores decisiones las toma el mercado. Y el mercado no es como se cree usualmente el ogro capitalista sino que somos todos actuando dentro de un marco de reglas claras. Puede que a veces lo que construyamos no nos guste. Pero también hay mucha ignorancia. Muchos critican desde una visión políticamente correcta las ciudades con alta densidad de población cuando en realidad, si realmente lo que quieres es proteger al medio ambiente lo mejor que puedes hacer es vivir en grandes ciudades y extender por todo el territorio grandes masas de poblaciones{/r1}.

{P1} Ante la falta de ideas sobre un modelo energético eficiente los gobiernos nos piden que dejemos el coche, que usemos la bicicleta, que gastemos menos agua, menos combustible, menos electricidad, etc. ¿Restringir nuestro bienestar es un paso hacia atrás o adelante?{/p1}

{r1} Vivimos con pánico frente al progreso y la gente tiende a caer en posturas catastrofistas con facilidad. Debería recordarse la gran capacidad que tiene el hombre para producir nuevas tecnologías más eficientes y menos contaminantes. Porque el pensamiento catastrofista ha fracasado recurrentemente. El club de Roma había anunciado el fin del mundo en el año 2000. Luego dijeron que eso iba sí a pasar pero que tenían que ajustar sus parámetros de medición. Es evidente que degradamos el medio ambiente –todas las especies lo hacen- pero también es una realidad que todos los días avanzamos hacia nuevas tecnologías más eficientes y menos contaminantes. Lo que tenemos ahora es que nadie piensa que esto vaya a mejorar. Vivimos en una sociedad capitalista que a través de ciertos mecanismos genera innovación y hay que promover esos incentivos de innovación, no luchar contra ellos. La izquierda en general ha sido muy tecnófaba y la derecha al menos en España, también.{/r1}

{pag}{p1} Ante el miedo a un “modelo Benidorm” en la costa gallega, ¿cuál es su perspectiva?{/p1}

{r1} Pienso que hay una parte real del problema y otra parte “inventada”. Se habla mucho del modelo Benidorm. Desde el punto de vista ambiental, ojalá toda la costa fuese como Benidorm. La gente no entiende que un modelo denso de aglutinación de la gente en un solo lugar causa menor impacto ambiental que extenderlos a lo largo de varios kilómetros. Creo que en la costa atlántica las reglas de juego nunca estuvieron claras desde un principio. ¿Por qué se habla de urbanismo salvaje? Porque cuando no hay reglas hay externalidades, es decir, todos juegan a que una parte de los que estoy haciendo lo pague otro. Si una localidad de habitantes X toma una decisión sobre lo que quieren hacer con su urbanismo, ellos serán los responsables y deberán asumir los costes. Pero, claro, ahora se piensa que si algo va mal, deber ir el Estado y subsidiar ese error. Otra cosa es el uso de los recursos. Yo puedo construir un millón de viviendas y contar con que alguien me pondrá el agua, por las buenas o por las malas. Un político en busca de votos me pondrá el agua. Entonces, ¿cuál es el problema del urbanismo? ¿Qué no nos gusta cómo estamos usando el litoral? ¿La explotación de los recursos? Un caso interesante son las desaladoras. Este gobierno que ha hecho una bandera de la lucha contra el urbanismo salvaje es el mismo que defiende las desaladoras. Me parece bien. Las desaladoras tiene un aspecto interesante y es que pueden nacer de la iniciativa privada. Una urbanización podría tener su propia desaladora. En Murcia muchas urbanizaciones han querido tener sus propias desaladoras. Y han ido contra ellos los políticos diciendo que no era sostenible. Lo que sucede en realidad es que esa solución escapa a su control. Entonces, el problema es otro, ya no es el agua. También hay mucha desinformación. Por ejemplo, el grado de ocupación territorial en el Mediterráneo es menor que en Galicia.{/r1}

{p1} ¿Estamos quizás sacralizando nuestro paisaje?{/p1}

{r1} Sí, y lo que es peor: sacralizamos un paisaje que no existe. Hay una conciencia de que nuestro paisaje es único. En realidad es tan único como puede ser el de Castilla-León. Si coges un coche y viajas desde Ribadeo hasta el País Vasco veremos cuál es el paisaje que añoramos. Un paisaje que ya no existe en Galicia porque los gallegos hemos destrozado nuestro paisaje costero mediante un modelo urbanístico de ocupación del territorio. Ese paisaje humano y natural sí se conserva en el resto del cantábrico.{/r1}

{p1} ¿Qué sucede con el estado de abandono del caso antiguo de la ciudad? ¿Es un tema de ayudas o faltan incentivos para conservar los edificios?{/p1}

{r1} Es el afán conservacionista de las ciudades. Todo lo viejo hay que conservarlo. Vengo de Cáceres de visitar un antiquísimo castillo. Estaba construido en estilos diferentes según la moda de cada siglo. Era un adefesio. Y curiosamente eso hoy estaría prohibido pero como pertenece al pasado hay que conservarlo.{/r1}


{p1} ¿Qué pasó en La Coruña entre 1960 y 1970?{/p1}

{r1} Lo mismo que en el resto de España, una emigración brutal del campo a la ciudad que supuso un crecimiento desordenado y una mala calidad de las construcciones dado que era gente que no se podía permitir los mejores pisos. Pero aún así ese crecimiento trajo densidad, masa crítica y diversidad y la cosa funcionó, cosa que no pasó por ejemplo en el Barrio de las Flores. Pero luego vinieron los planificadores a querer arreglarlo todo. Y con ellos vino la segregación. “Aquí el polígono industrial, allá el barrio residencial...” Y esto ha fracasado porque lo bueno es que haya diversidad de usos, no segregación; la diversidad crea vida en una ciudad. Y justamente la obsesión después de los años ‘70 fue segregar.{/r1}

{p1} ¿Qué opina del traslado del puerto a la zona de Arteixo?{/p1}

{r1} Desde el punto de vista ambiental-urbanístico, es una buena noticia. Se libera a la ciudad de la contaminación del carbón y se abre el uso de suelo en la zona céntrica. Ahora bien, los que se oponen es porque temen la especulación sobre ese suelo, pero esta tendencia a pensar en la corrupción es fruto del exceso de regulación del gobierno. Pero es que el sistema favorece la corrupción. Porque al final todo queda en manos de los políticos ya que sabemos que hay mucho dinero en juego entorno a esas decisiones. Yo apostaría por diversificar. Una cosa que critico es lo que le escuché decir a varios políticos: “como vamos a poner un parque ofimático a Coruña vendrán muchas empresas”. No, mire: la empresas vendrán si hay actividad económica, ideas y emprendedores con innovación, algo que en Galicia escasea. El problema estaría mal planteado si pensáramos que lo que faltan son oficinas y no empresarios.{/r1}


{p1} ¿Se crea industria regalando suelo industrial y se crea cultura creando una “Ciudad de la Cultura”?{/p1}

{r1} Todo el interior de Galicia está lleno de parque empresarial. El modelo de parque empresarial en Galicia no ha tenido resultados. Comprendo que para un político no gastar es complicado pero es lo que debería hacer. No hacer nada y dejar que la cultura se desarrolle.{/r1}


{pag}{p1} ¿Se está haciendo algo al respecto de la gestión ambiental en La Coruña?{/p1}

{r1} Sí. El tema ambiental en Coruña va a mejor. La evolución tecnológica y social está creando mejores condiciones ambientales. Para Coruña el vertedero de Bens ya ha supuesto una remisión del impacto. Sin embargo, las soluciones son una cuestión de prioridades para el gobierno. Para los políticos muchas veces antes de la depuración de aguas residuales se encuentra la construcción de un paseo marítimo. La estética supera al pragmatismo. También hay que pensar en positivo porque hace veinte años se vivía mucho peor en términos ambientales que ahora.{/r1}

{p1} Respecto a los incendios, ¿confía usted en una prevención y gestión que no sea la de “ir sobre la marcha”?{/p1}

{r1} Sí, creo que se puede remediar antes. En el caso de la catástrofe del río Umia la administración actúo de manera eficiente. En Galicia se podría avanzar con sistemas de alerta temprana que minimizarán los riesgos. No sé si el gobierno toma nota de cuándo actúa bien o si es el azar el que dispone el modo de actuación. Las organizaciones son muy burocráticas y el aprendizaje es complicado. Otra parte del problema es que los ministerios suelen actuar por separado y no en conjunto. Y eso produce el ocultismo y la dosificación de información sobre catástrofes. Se evita escuchar la opinión de los expertos y se tiende a actuar del modo que consideren, y eso genera más defectos que ventajas. Muchas veces el político no tiene una explicación técnica de lo que está pasando porque una buena respuesta a las catástrofes dependerá de un buen sistema de información. En España cada ministerio funciona por separado, lo cual produce que la información esté atomizada. No hay una red de información transversal entre la comunidad científica y el poder político. Yo puedo tener los mejores mapas satelitales de Alabama pero no puedo acceder a los de Coruña, incluso pagando, porque la Administración no comparte esa información. Tenemos que empezar a cambiar porque lo que tenemos son problemas complejos que requieren no de sistemas hipercontrolados sino de un trabajo de cooperación entre muchos. Allí la Administración tiene mucho que cambiar, comenzar a compartir la información y dejar de ver al ciudadano como un enemigo.{/r1}


Salas de Prensa
telefonica
Gas Natural fenosa
Banco Santander
Iberdrola
Repsol
La Caixa
Iberia
Ifema
Publicidad
Aviso Legal | Política de Privacidad | Protección de Datos | sugerencias@periodistadigital.com | Publicidad | Quiénes Somos | Copyleft
PERIODISTA DIGITAL, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05