clipping

«Muchos de los juzgados de violencia de género están en manos de feministas»

Miguel Pato, Jueves, 28 de diciembre 2006

La Constitución, en su artículo 14, asegura que los españoles son iguales ante la ley sin discriminación por razones de sexo. Mentira. Al menos, eso aseguran las asociaciones de padres separados e importantes figuras de la Justicia. La culpable es la Ley de Violenica de Género. Periodista Digital habla de las lagunas y peligros de esta ley con José Díaz Herrera, autor del libro El varón castrado.

{p}¿La Ley Integral de Violencia de Género es negativa desde el momento en el que se gestó? {/p}
{r}El objetivo de la ley es bueno, es tratar de evitar la muerte de las mujeres a manos de sus parejas. Pero la Ley se ha pasado 10 pueblos, porque permite que cualquier mujer denuncie a un hombre, incluso por teléfono, y en un periodo de no más de 45 minutos aparezca la policía y se lleve al hombre sin tener en cuenta su presunción de inocencia.

Además, lo primero que hacen con el denunciado al llegar a comisaría es tomarle las huellas digitales y meterle en el banco de datos de los maltratadotes. {/r}
{p1}¿En cifras? {/p1}
{r1}Las estadísticas demuestras algo muy alarmante. En el primer año de funcionamiento han sido detenidas 140.000 personas y el 90% han salido absueltas. Lo pero es que cuando ese hombre sale a la calle sin cargos se encuentra con una situación en la que todos vecinos le señalan como maltratador.{/r1}
{p1}¿Entre los padres que están en procesos de separación se vive con temor el hecho de tener el más mínimo roce con sus parejas? {/p1}
{r1}Claro que sí. Cualquier abogado al que le preguntes, lo primero que te dicen es que vayas a un juzgado de guardia o a un notario para decir que te estás separando de tu mujer y que estás teniendo discusiones. Porque las discusiones pueden ser consideradas maltrato psicológico.

Eso, en cierto modo, le salva, porque si él no ha iniciado la discusión queda absuelto. La mujer denuncia pero luego se demuestra que el “maltrato” ha sido mutuo eso se considerará un caso por presunto delito de faltas. {/r1}
{p1}¿Crees que uno de los problemas a la hora de denunciar los fallos de esta ley es que se trata de una norma muy políticamente correcta?{/p1}
{r1}Los políticos no tienen una fórmula para solucionar la violencia de género. Y cada vez que quieren solucionar un problema como este se acude al código penal. Estamos ante una típica salida de pata de banco en la que han caído los políticos al carecer de fórmulas para solucionar este problema.

Yo creo que sí se puede solucionar pero a través de medidas sociales eficaces, de mediadores sociales y mucha terapia de grupo. Eso ocurre en la mayoría de los casos. Cuando el hombre está loco y mata a la mujer no. {/r1}
{p1}¿Se vulnera la Constitución con esta Ley? {/p1}
{r1}Un montón de artículos. El derecho a la tutela judicial efectiva, el derecho a un juicio justo, el derecho a no ser discriminado por razones de sexo… {/r1}
{p1}Por lo tanto, ¿estamos a ante una ley injusta?{/p1}
{r1}El problema es que esta ley penaliza de igual modo las faltas leves que las graves. Darle un tirón de orejas a una mujer, en un momento en el que la mujer te ha robado las llaves del coche tres veces para cabrearte porque estás en pleno proceso de separación, se penaliza igual que si el hombre le hubiera dado una paliza.

Por eso, muchas mujeres que han denunciado a su pareja por una nimiedad y ven que les pueden caer un año de cárcel y tres años de aislamiento lo que hacen es negarse a declarar. La ley queda invalidada y no se puede aplicar. {/r1}
{pag}
{ladillo}“La violencia de género se puede reducir en un 70%” {/ladillo}
{p1}Tal vez sea complicado mostrar estos defectos a la sociedad cuando la ley tiene muy buena prensa en la calle.{/p1}
{r1}Esta claro. Pero es la ley más incumplida del código penal. Un gran porcentaje de mujeres se niegan a declarar porque están arrepentidas, porque han hecho las paces. Sin embargo esta ley no permite la reconciliación de las parejas, uno de los dos tiene que salir perdiendo. Y tampoco permite la mediación familiar con un psicólogo.

Esta ley obliga al juez a imponer, además de la condena, entre uno y cinco años de alejamiento. Crea muchos más problemas de los que intenta atajar. Te encuentras con que a los juicios, muchas veces, las parejas van cogidas de la mano. Y cuando el juez los ve cogidos de la mano supone que la orden de alejamiento está siendo incumplida.{/r1}
{p1}¿Y las denuncias falsas? {/p1}
{r1}Son casos de mujeres que denuncian a sus parejas para obtener una separación más rápida y siempre más favorable. Esto es posible porque muchos de los juzgados de violencia de género están en manos de feministas.

El hombre sale mal parado y perdedor. La mujer se queda con la casa, con los hijos con una pensión compensatoria y las asociaciones familiares también les pasan una atención extra.

El hombre se imposibilitado para rehacer su vida, crear una familia, un nuevo hogar… todo eso lo pierde.{/r1}
{p1}¿Pero la violencia sigue siendo un problema? {/p1}
{r1}La violencia no se soluciona por la vía que promulga esta ley. Primero hay que elaborar normas adecuadas de custodia compartida. Segundo, disolución de la sociedad de ganancia. Si se garantiza un mínimo de dinero para que los hijos estudien, y ni la mujer ni el hombre queden abandonados en la calle, sería lo más lógico.

Mediante esos dos mecanismos se tiene que desactivar la violencia. Hay que evitar que en los procesos de separación haya una parte ganadora y otra perdedora. Eso crea, inmediatamente, un conflicto.

Con leyes como la actual en la que el 98% de las veces la custodia se le concede a la madre y sólo en el 2% a los padres (por problemas psicológicos de la madre).

La violencia de género no se va acabar. Se puede reducir en un amplio porcentaje como del 70%. Pero siempre habrá un loco que mate a su mujer.{/r1}