EEUU-LITERATURA

clipping

"Lo que se produjo en el Sahara fue un genocidio", dice Luis Leante

Agencia EFE, Viernes, 9 de noviembre 2007
El escritor español Luis Leante, ganador del Premio Alfaguara de Novela 2007, afirmó hoy en Miami que la invasión del Sahara Español por Marruecos en 1975 se tradujo en el "genocidio" del pueblo saharaui, cuyas condiciones de vida son actualmente "terribles".

"Hay que llamar a las cosas por su nombre, y lo que se produjo allí fue realmente un genocidio", denunció Leante (Murcia, 1963), quien presenta el próximo domingo en la Feria Internacional del Libro de Miami la obra "Mira si yo te querré".

Una novela que, en palabras del autor, narra una "historia de amor roto y desgarrado que se prolonga en el tiempo" y que tiene como telón de fondo la última colonia de España en África.

Para este profesor de latín apasionado de la cultura grecorromana, treinta y dos años después de que Marruecos conquistase por la fuerza estos territorios "existen todavía saharauis presos y la represión es terrible".

Por ello, en una entrevista con Efe Leante calificó de "fantástica" la reciente iniciativa del juez español Baltasar Garzón de investigar a numerosos cargos de alto rango marroquíes por delitos de genocidio y torturas en el Sahara Occidental durante los últimos treinta años.

Una iniciativa que ha hecho montar en cólera al gobierno de Marruecos y arremeter contra España, algo, dijo Leante, que "define la mentalidad marroquí, que no acaba de entender que el poder Ejecutivo y el Judicial están separados".

Leante, sin embargo, achaca a los diferentes y sucesivos gobiernos españoles una gran parte de responsabilidad de "lo que pasa hoy en día en el Sahara", ya que la postura oficial de España fue siempre de "cobardía" y de "meter la cabeza debajo del ala".

"Humanamente me parece una postura miserable", acotó.

Guionista de cine y también autor de relatos, Leante reconoció que la poderosa fuerza visual de su descarnada novela proviene del impacto que le produjo el paisaje del desierto y la contemplación "dolorosa" de los campamentos de refugiados.

Tal vez sea éste uno de los mejores logros de la novela: la sobrecogedora presencia del desierto y de los refugiados saharauis, testigos de una hermosa y triste historia de amor juvenil que el tiempo no puede destruir.

Preguntado por esa suerte de "fatum" clásico, de destino trágico que los protagonistas de la novela parece que están fatalmente obligados a cumplir, Leante comentó que "esa es la clave" de esta historia de "sentimientos" que guarda un final que te deja "roto".

"La influencia que más reconozco es la de la cultura grecolatina: el mundo clásico, la tragedia, el destino... Esos dramas son una constante para mí", apuntó Leante, quien durante años ha traducido a los grandes dramaturgos griegos.

En las últimas páginas de la novela, prosiguió, cristaliza una suerte de desenlace muy del estilo de la obra "Edipo Rey", de Sófocles, "algo trágico y fuerte", aunque señaló que no es fácil que un lector moderno descubra en su obra estas referencias literarias clásicas.

En cuanto a su proceso de creación, Leante, licenciado en Filología por la Universidad de Murcia, se reconoce como un escritor que corrige mucho y trata siempre de "limpiar las frases y simplificarlas", de plasmar las historias en un lenguaje "claro y transparente".

Esa difícil facilidad que, para Leante, es el resultado de "tirar mucho a la papelera, más de lo que escribo", dijo, de manera que lenguaje "no sea un estorbo" para el lector.