clipping

Montilla reconoce el papel de la iglesia catalana ante el arzobispo Sistach

PD/Agencias, Lunes, 25 de febrero 2008

El presidente catalán, José Montilla, ha reconocido hoy ante el arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, el papel de la iglesia catalana tanto por su 'sensibilidad a su entorno más cercano', como por el hecho de que la 'sociedad catalana tiene unas claras raíces en la tradición cristiana'.

Montilla ha presidido junto a Sistach el acto del 40 aniversario de la Facultad de Teología de Cataluña, que se ha convertido en un gesto de reconocimiento de la Generalitat al papel de la iglesia catalana en un momento en el que, en contraste, existe un claro enfrentamiento entre la iglesia española y el Gobierno central.

De entrada, el presidente catalán ha rememorado que en 1968 la Facultad de Teología era 'la única institución universitaria que en sus estatutos tenía como lengua oficial el catalán' y, así, ha señalado el importante papel que jugó 'en aquellas épocas difíciles'.

Tras recordar que al gobierno catalán le corresponde actuar para garantizar el derecho de libertad religiosa, Montilla ha destacado que la constatación de la diversidad 'no impide el reconocimiento de la diferente incidencia que ha tenido cada una de las confesiones religiosas en la historia y en la construcción de nuestra cultura'.

'La sociedad catalana tiene unas claras raíces particulares en la tradición cristiana. Unas raíces forjadas y una tradición recibida a través de la presencia de la Iglesia', ha afirmado Montilla, que también cree que Cataluña 'ha sabido ver en la diversidad religiosa una oportunidad para educar en la convivencia'.

El presidente catalán ha añadido que 'reconocer estas raíces, lejos de hacer prisioneros de nada, nos permite mirar al futuro con esperanza'.

'Compartimos con la Iglesia catalana la necesidad de trabajar juntos por la cohesión social y para hacer frente a estos nuevos retos' con el objetivo de 'construir un mundo fraternal y más justo', ha agregado Montilla.

El presidente de la Generalitat ha pedido así que la Iglesia 'siga siendo sensible al latido de su entorno más cercano y, al mismo tiempo, con los procesos globales que también nos afectan directamente'.

'Y que lo haga aportando a la sociedad catalana herramientas y propuestas útiles para su cohesión, para el respeto mutuo y para la convivencia. Que nos ayuden a entender de manera más plena el sentido profundo de la vida', ha subrayado.

Por su parte, el cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, reclamó hoy durante la celebración del 40 aniversario de la Facultat de Teologia de Catalunya (FTC) que ésta pueda "articular proyectos académicos en el marco del sistema universitario catalán, español y europeo".

En un discurso durante el acto conmemorativo, Sistach explicó que la FTC debe "garantizar una docencia de calidad, en línea con lo que pide el Proyecto de Bolonia" de adaptación de los títulos al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES). "Nuestra facultad ha llegado a la mayoría de edad", sostuvo.

Sistach planteó que "la sociedad catalana es permeable a muchas cosas", y se cuestionó "por qué no debe serlo a una teología católica abierta y cordial, rigurosa y dialogante, en plena comunión de la fe pero a la vez llena de amor por el mundo que la rodea".

En este sentido, lamentó el estado "fragmentado" del mundo, que es "capaz de recibir a Dios y de sustituirlo por el dinero y el mercado, un mundo harto de bienes materiales y a la vez sediento de justicia e igualdad".

PIDEN UN RECONOCIMIENTO DEL GOVERN.

A la opinión del cardenal arzobispo se sumó el decano de la FTC, quien reclamó la "inserción progresiva de la facultad y de su red de instituciones superiores en el sistema universitario", algo que mecere toda su "atención", según aseguró. "Es obvio que una acción de estas características debería ir acompañado de un reconocimiento oficial, por parte del Govern", aclaró en un acto que contó con la asistencia del presidente de la Generalitat, José Montilla.

"Si somos capaces de desarrollar una investigación tecnológica de calidad, avalada por proyectos de investigación y publicaciones adecuadas, y si le damos salida en los campos prometedores, como el intercambio entre la teología y las ciencias, ésta y las artes o bien con las religiones, sin duda encontraremos sinergias en el mundo universitario", aseguró.

Para Puig, el 40 aniversario exige "reforzar" la facultad en orden interno, mediante la aplicación del Proyecto de Bolonia, y externo, por la "formalización de unos ámbitos de diálogo de la teología con el mundo de la cultura y de la universidad".

MONTILLA RECONOCE LA APORTACIÓN DE LA IGLESIA CATALANA A LA CULTURA.

Por su parte, el presidente Montilla resaltó el papel de la Iglesia catalana en "los tiempos difíciles", y recordó que en 1978 el único centro superior que tenía el catalán como "única lengua oficial" era la FTC. Asimismo, sostuvo que el "patrimonio cultural y artístico catalán está históricamente marcado" por la Iglesia.

Según sostuvo, la "aportación" de la cultura cristiana está presente en la sociedad y "hay que reconocer estas raíces", que deben permitir "mirar el futuro con esperanza". Montilla apuntó la importancia de "crear puentes" de relación entre religiones, que ayuden a crear convivencia y cohesión social.

El acto, que contó con la asistencia de todos los obispos catalanes, el ex presidente del Parlament Joan Rigol, el conseller de Cultura y Medios de Comunicación, Joan Tresserras, y el presidente de CiU, Artur Mas, se inició con un discurso magistral del arzobisbo de Chieti-Vasto, Bruno Monforte, quien destacó que la época del posmodernismo supone un "triunfo de la máscara frente la realidad", que, según añadió, sirve para "esconder la decadencia del vacío".