clipping

Schroeder y Chirac se reúnen esta noche en Berlín para reafirmar la vigencia del motor franco-alemán

Europa Press, Sábado, 4 de junio 2005
El presidente francés, Jacques Chirac, cenará esta noche con el canciller alemán, Gerhard Schroeder, en Berlín en un intento por parte de ambos de reforzar la debilitada imagen del eje franco-alemán, considerado hasta ahora el motor europeo pero que se ha visto debilitado por el rechazo francés a la Constitución europea, tema principal de la cita de hoy, y por la situación política interna que ha llevado a Schroeder a adelantar las elecciones.

Chirac y Schroeder tratarán de buscar hoy una salida a la crisis en la que se ha visto sumida la Unión Europea desde que el domingo pasado los franceses rechazaron el Tratado Constitucional y el miércoles los holandeses se sumaran al "no". Ambos dirigentes han insistido en que los países miembros que aún no han ratificado la Carta Magna deben seguir adelante con el proceso de ratificación pero su credibilidad parece haber quedado en entredicho, algo que quieren desmentir con la cena de esta noche.

El canciller alemán y el presidente francés tenían fijado ya un encuentro para el próximo viernes en París, pero, según considera el diario "Le Figaro" en su edición de hoy, este encuento adicional viene a "demostrar la urgencia de volver a tomar las riendas". En este sentido, Schroeder ha querido erigirse en salvador de la Constitución y es el dirigente europeo que más activo se ha mostrado tras el varapalo francés y holandés.

El canciller se reunió el jueves en Luxemburgo con el primer ministro, Jean Claude Juncker, presidente de turno de la UE, y por la tarde, de regreso a Berlín, se entrevistó con el primer ministro irlandés, Bertie Ahern. Tanto Luxemburgo como Irlanda tienen previsto someter a referéndum la Constitución, en el caso luxemburgués el próximo 10 de julio. De hecho Juncker prometió ayer que si sus ciudadanos optaban por el "no" presentaría su dimisión.

Además, Schroeder ha tratado de organizar un encuentro de la "Vieja Europa" que reuniera a los seis países fundadores --Alemania, Francia, Bélgica, Luxemburgo, Países Bajos e Italia--, que no ha salido adelante ante el rechazo del primer ministro holandés, Jan Peter Balkenende, y tiene previsto reunirse con el primer ministro británico, Tony Blair, el próximo 13 de junio.

Precisamente, "Le Figaro" opina hoy que es entre Londres y Berlín "donde se está jugando estos días el destino de Europa" ya que, afirma el diario, París "está muy ocupada curando sus heridas" tras el referéndum mientras que Bruselas "está sumida en sus "planes B" y parece un poco superada por los acontecimientos". "El resultado del partido no carece de interés porque determinará la cara de la Europa del mañana", advierte el rotativo galo.

Así, considera que la victoria de Londres supondría "la victoria de la Europa liberal, a la anglosajona, tan ampliada como sea posible, un gran mercado controlado lo mínimo por Bruselas". Pero si gana Berlín, "será la victoria de la Europa política, el librecambio, pero sobre todo federal, con una defensa, una diplomacia, y una moneda común". El resultado, advierte "Le Figaro", dependerá también de los demás Estados miembros ya que "la crisis les va a obligar a quitarse las máscaras" y posicionarse por una u otra visión de Europa.