Federico Jiménez Losantos defiende el aborto en la radio de la Iglesia

clipping

«Ha habido monjas violadas que han sido autorizadas a abortar por sus superiores eclesiásticos»

RD, Martes, 8 de julio 2008

Han saltado todas las alarmas en la radio de los obispos. Tanto en la Conferencia episcopal como en el propio Vaticano. Y es que, ayer, en su programa, el comunicador estrella de “La Mañana”, Federico Jiménez Losantos, apoyaba el aborto en antena en vivo debate con Francisco Marhuenda, director de La Razón. Y utilizaba como argumento para defenderlo, en algunos supuestos, el caso de las monjas violadas y, según él, autorizadas a abortar por las autoridades eclesiásticas.

La noticia se extendía como la pólvora. Así lo decía textualmente: “Pero, vamos a ver, Paco. A riesgo de que los meapilas la tomen conmigo. En España no está despenalizado el aborto. Hay despenalización de algunas circunstancias del aborto. Por ejemplo, la violación”.

Y añadía, como prueba tumbativa: “Ha habido monjas violadas que han sido autorizadas a abortar por sus superiores eclesiásticos. Hay circunstancias: una niña de 13 años, violada y embarazada”.

El director de La Razón le replica: “Ésa es la excepción”. Y Federico insiste: “Tiene que haber también un marco legal para la excepción”.

Y la discusión continuó. Sobre un tema “sagrado” para la Iglesia y que no admite, según su doctrina (y por lo tanto, según el Ideario de la cadena del episcopado) excepción alguna.

Tanto es así que, en el portal de religión que dirige en Libertad digital, la “casa” de Losantos, el director de la sección de religión, Luis Fernando Pérez Bustamante, arremete en su blog contra su propio jefe. En estos términos inequívocos:

“Hoy en la COPE se ha tratado este asunto. Federico Jiménez Losantos ha dicho que a las monjas violadas de África se les permitió abortar. Yo no sé qué hay de cierto en todo eso pero la doctrina católica es clarísima al respecto: la violación no justifica el aborto. Y eso debe quedar bien claro en la Cadena COPE. Pedro J. ha dicho que una ley de plazos reales, sin que ningún supuesto permita el aborto más allá de dichos plazos, es mejor que la actual ley que permite el aborto más allá de esos plazos. Pues aunque yo he llegado a pensar que eso podría tener cierto sentido, en realidad es una trampa. El aborto libre en un determinado plazo de gestación es peor que el aborto limitado por unos supuestos aunque éstos se den en plazos mayores. El que la conciencia de la sociedad sufra más cuando ve un feto de 7 meses hecho pedazos no cambia el hecho de que ese feto era igual de humano 4 meses antes. Por tanto, es una mera cuestión de hipocresía el oponerse al aborto cuando el embarazo está más adelantado. Digamos que estéticamente molesta más, pero el resultado es el mismo: la muerte de un inocente.
Marhuenda, el director de La Razón, ha sido el más drástico en la condena del aborto en casi todos sus supuestos, pero igualmente ha defendido su despenalización en caso de violación. Y además ha sido puesto ante la evidencia de que el PP que tanto defiende no ha movido un solo dedo para acabar con el aborto en España cuando estuvo en el poder. ¿Apoyaría su periódico la creación de un partido de derechas que hiciera de esta cuestión una de sus banderas? Tengo que verlo para creerlo.
La Iglesia tiene que dar la batalla en este tema. Y cuando hablo de la Iglesia no me refiero sólo a los obispos, que también. No, me refiero a todos los que somos parte activa de la misma. Y también a los que sin ser católicos, son cristianos (ortodoxos y protestantes) Para ello debemos hacer uso de todos nuestros medios, entre ellos la COPE, Popular TV, Radio María, etc. Zapatero quiere transformar España en el paraíso de la cultura de la muerte y de los hijos de la Viuda. Aprovechemos lo poco que queda de democracia en este país para oponernos a él”.

Losantos ya estaba “sentenciado”, como venimos diciendo desde hace días. Pero, con lo de ayer, él mismo se puso la soga al cuello. Ofreció su cabeza en bandeja de plata a los obispos que están deseando echarlo y no saben cómo. Porque podrán argumentar “despido procedente por atentar contra el Ideario de la cadena”. Y atenerse a su venganza que, en cualquier caso, será cruel. Pero a los obispos no les queda otra opción, si quieren ser consecuentes con la defensa de su doctrina. Y lo serán.