Rouco se desmarca de las posibles manifestaciones contra la reforma del aborto

clipping

«No tengo pinta de boxeador»

RD/Europa Press, Miércoles, 24 de septiembre 2008

La Conferencia Episcopal se desmarca de las posibles manifestaciones contra la futura ley del aborto. "Si se da el fenómeno de movilización, algo de lo que no tengo constancia, serán los seglares quienes la convoquen", ha afirmado hoy el presidente de la institución, Antonio Maria Rouco Varela. En uan comparecencia muy conciliadora, el cardenal de Madrid quiso quitarse de encima el sambenito de duro: "Asi como pinta de boxeador no tiene uno".

Las declaraciones se producen después de que la semana pasada el Congreso aprobara la creación de una subcomisión de expertos que elaborará en los próximos seis meses un informe para la posible reforma. El objetivo es tender hacia una ley de plazos combinada con los supuestos que actualmente permiten la interrupción del embarazo.

El presidente de la Conferencia Episcopal ha asegurado que en un estado democrático se puede hacer uso de los instrumentos para la discusión, tales como la manifestación, la libertad de expresión y el derecho a reunión, para expresarse y proponer.

"Respeto" al derecho de la madre

Rouco ha insistido en su defensa del derecho a la vida del no nacido y ha indicado que ello no tiene "nada que ver" con respetar "el derecho de la madre". El cardenal considera que la formación del no nacido no depende de "elementos cuantitativos" y que "desde el momento que hay código genético hay que hablar de quién no de qué".

En este sentido, ha apuntado que sería "legítimo" que hagan uso de los derechos "de manifestación, expresión o reunión" para "sostener su visión del derecho a la vida". Preguntado acerca de si la Iglesia estaría dispuesta a manifestarse para defender su postura, ha respondido que "ni lo descarta ni no lo descarta", pero insistió en que "llegado el momento, serán los seglares los que lo hagan".

El presidente de la Conferencia Episcopal ha asegurado que en un estado democrático se puede hacer uso de los instrumentos para la discusión, tales como la manifestación, la libertad de expresión y el derecho a reunión, para expresarse y proponer. El Partido Popular ha vuelto a expresar en los últimos días su oposición a cualquier cambio en la ley argumentando que es un debate que no está en la calle y no existe el suficiente consenso para llevarla a cabo.

Objeción a la Ciudadanía

Durante su intervención, Rouco se ha refirido también a la polémica en torno a la asignatura de Educación para la Ciudadanía. "Es un problema que se puede resolver muy fácilmente con una modificación del programa de la asignatura que aceptaría cualquiera", ha sentenciado. Tras afirmar que tiene una "esperanza de acuerdo" al respecto, el presidente de los obispos ha recordado que la Iglesia defiende el derecho de los padres a decidir sobre la educación religiosa y moral de sus hijos y a "que usen todos los medios legítimos para defenderlo". "Creemos que se puede hacer objeción de conciencia. La ley se va a respetar, otra cosa es que se pueda hacer objeción de conciencia", ha manifestado.

Rouco Varela se ha refirido también a su relación con el Gobierno. Tras descartar que el Ejecutivo esté buscando un "choque" con la Iglesia, ha reconocido que las relaciones Iglesia- Estado en España "son más positivas" que en países como Francia, aunque ha dicho sentir "un poco de envidia" de la existente en otros, como Alemania.

MEMORIA HISTÓRICA Y CRISIS

El presidente de los obispos retomó el debate en torno a la Ley de Memoria Histórica, que considera "innecesaria" por la importancia de "no trasladar problemas superados a las nuevas generaciones".

Respecto a los archivos diocesanos y parroquiales sobre personas represaliadas durante la Guerra Civil, reiteró que éstos "no se han cerrado a nadie" y que "no ha habido el menor problema", aunque recordó que "en zona republicana fueron quemados y destrozados casi en su totalidad".

Relacionó la actual crisis económica con una "crisis de las conciencias" e hizo hincapié en que "los que más la sufren tienen que ser sujetos de la solidaridad cristiana", y negó sentirse preocupado sobre sus posibles repercusiones a la financiación de la Iglesia. 

Se refirió al nombramiento de Carlos Dívar como nuevo presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, y dijo que "ser católico o no católico" en un Estado democrático de derecho "no es una cualidad relevante".

Rouco negó que haya obispos duros y moderados en el Episcopado y dijo que lo que hay es "comunión con el Santo Padre" y entre los prelados "en lo esencial y no tan esencial", tal y como lo demuestran, ejemplificó, algunas Instrucciones Pastorales de los últimos años, que fueron "aprobadas prácticamente por unanimidad".

Asimismo, sobre la inminente elección del secretario general y portavoz de la CEE --actualmente el obispo auxiliar de Madrid, monseñor Juan Antonio Martínez Camino-- el próximo mes de noviembre en Asamblea Plenaria, dijo que "no hay candidatos hasta el momento de la votación" y matizó que puede no ser obispo.

Por otra parte, sobre la Cadena Cope dijo que "hay unanimidad en la forma de concebir el modo de regularla" y destacó que la misión de los obispos es la de llevar a la Cope su misión pastoral lo mejor posible.

NO HAY EQUIPO AÚN PARA LA JMJ MADRID 2011

También se refirió a la organización de la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de 2011 que se celebrará en Madrid para apuntar que el equipo "no está formado todavía" y destacar que es "una gran oportunidad" para la pastoral y para el trabajo de la Iglesia Católica con los jóvenes en toda España.

"Son dos semanas, como las olimpiadas, aunque a un precio mucho menor y con mayor participación", dijo. Según explicó, durante los primeros siete días, los jóvenes se repartirá por las diócesis españolas, mientras que en los siguientes se concentrarán los grandes eventos.

El prelado recordó la JMJ que se celebró en Santiago de Compostela en 1989 cuando el era arzobispo de la diócesis gallega y destacó, entre las principales aportaciones de aquel evento, "la conciencia peregrinante del cristiano" y la terminología, "porque a partir de ahí se dice peregrino a los participantes en las jornadas".

Preguntado por lo que puede aportar España en 2011, subrayó "la catolicidad vivida desde un gran exponente espiritual", y citó a los santos Teresa de Jesús, Ignacio de Loyola y San Juan de la Cruz, "únicos en el mundo".