Opinión
La ministra de Defensa socialista, Margarita Robles. EF