Opinión
Santiago Abascal y Jorge Campos en la firma de la coalición electoral ACTUA/VOX. EP

Hasta hoy para medir la influencia de ACTUA/VOX en la política española solo podíamos acudir a los estudios demoscópicos. Tras el enorme triunfo obtenido en Andalucía se demuestra que las encuestas se quedaban muy cortas.

Basta echar un breve vistazo a los resultados, el PSOE se desploma, la izquierda comunista y chavista de Podemos sigue en caída libre, el PP sigue bajando pese a los desesperados intentos de Casado de llamar al "voto útil" y, como siempre, Ciudadanos queda muy por debajo de sus expectativas.

El auténtico vencedor de ayer fue VOX, fue la España viva. Hemos demostrado que el voto útil, el que desalojará a Susana Díaz y a casi 40 años de corrupción y atraso en Andalucía es el nuestro. La candidatura de VOX ha sido capaz de recoger una gran parte de los votos perdidos por socialistas y Podemos, cosa que jamás hubiesen conseguido PP o Ciudadanos. Sin los 12 diputados conseguidos por la candidatura que encabezaba el juez Francisco Serrano hoy estaríamos ante un panorama desolador.

En lo que respecta a Baleares, ACTÚA/VOX aspira a revalidar y mejorar estos resultados en las instituciones autonómicas y locales, y ser el factor clave del verdadero cambio, de la recuperación de las libertades lingüísticas y educativas cercenadas por el catalanismo, de la defensa de nuestra identidad y unidad nacional, de la bajada de impuestos, y de la defensa de nuestras fronteras frente a la inmigración ilegal.

No caeremos en los insultos zafios del PSOE, que ha ofendido gravemente a los 400.000 andaluces que confiaron en VOX, ni en la provocación de PODEMOS y partidos separatistas, llamando al enfrentamiento guerracivilista. Nosotros miramos al futuro con los pies bien anclados en nuestras tradiciones, la Constitución, el imperio de la ley y los valores democráticos.

La reconquista de España ha empezado en Andalucía y seguirá imparable.