Opinión
Milicianos 'rojos' fusilan la estatua del Sagrado Corazón, en el Cerro de los Angeles de Getafe, en 1936. GC

La España de hoy día

No es ni mucho menos una obra de arte;
Más pena que alegría
Inunda el alma mía,
Afirmar aquí en Madrid y allende Marte,
Que así no se va a ninguna parte;
*
Por muchas leyes que haya,
A veces injustas, -por ahí comienza
El desastre-, si a raya
No se pone a quien vaya
Sin Moral, en Cataluña o en Sigüenza,
-¡Qué más da!-, este País es una vergüenza;
*
No digamos en la Junta,
-El caso viene al pelo-, de Andalucía,
En donde todo apunta
A una corrupción adjunta
Peor que la de los Eres, pues la cuantía
De lo mal hecho a dedo es una sangría;
*
Con los Gobiernos del PSOE,
Ha habido en Andalucía, dicho sin saña,
Y aunque lo calle el BOE,
Más corrupción que la que roe
La carcoma del Pp, -¡toma castaña!-,
El tiempo que ha gobernado, en toda España;
*
Pongo fin a este inciso
Y al tema que nos ocupa retorno:
Si en la Política piso,
Cama, mesa y permiso
Le da la Justicia para en su entorno
Moverse a gusto, no hay mayor bochorno;
*
Si acaso, sensu contrario,
La Justicia se mete en el terreno,
Multicolor y vario,
De la Política, a diario
Vemos como, sin echar mano al freno,
Los del ramo a los Jueces meten en cieno;
*
Política y Justicia,
Además de ir siempre a la greña,
-Concluyo y no es noticia
Nueva,- son pura inmundicia
Sin Moral, que en lo que, sin echar más leña
Al fuego, la España Roja se empeña.