Opinión
Josep Lluís Trapero, jefe de los Mossos d'Esquadra durante el 1-O. EP