Opinión
Ejercicio, salud, gimnasia, peso, dieta y forma física. PD

En nuestra continua búsqueda sobre experiencias de los private equity mundialmente, nos encontramos con un artículo publicado por la prestigiosa revista The Economist referido a cómo estos instrumentos financieros están contribuyendo a impulsar diferentes emprendimientos o proyectos en una variedad de sectores productivos o sociales en los Estados Unidos.

El texto nos hace referencia como hace 10 años era impensable que un private equity optará por dirigir sus recursos hacia el sector salud, pero en la actualidad vemos que se ha convertido en una alternativa para la inversión y las adquisiciones como lo evidencia el caso de la firma KKR & Co -una prestigiosa firma financiera fundada en 1976- que recientemente adquirió Envision Healthcare, una compañía de cuidado de la salud y un grupo de servicios médicos en los Estados Unidos.

Estamos hablando de una inversión que en un principio se planteó por 5.570 millones de dólares y se elevó a más de 9.000 millones, cantidad que por sí misma ha sida noticiosa porque es el monto más elevado en este sector, pero no es el único.

Una nota de la agencia Bloomberg nos reseña el caso de la firma Veritas Capital que adquirió a la empresa Cotiviti Holdings, también dedicada a la provisión de servicios médicos, por un monto por el orden de los 4.900 millones de dólares en efectivo. Esa misma noticia nos comenta sobre el rally que se dio durante el primer semestre de 2018 entre los private equity y hospitales o centros de salud estadounidense; y revisando los datos nos conseguimos que en ese período, se cuenta con un total de 225 transacciones exclusivamente de hospitales o centros médicos, muchos de los cuales se transaron gracias a estos fondos financieros.

Las private equity están invirtiendo en compañías de atención médica debido a su potencial de crecimiento y la rentabilidad, factores que impulsan las adquisiciones o fusiones, pero invertir en proyectos de salud tiene sus riesgos, incluso en países como Estados Unidos, donde esta área es bastante sensible porque hay limitaciones sobe el alcance, los costos, la cobertura si se compara con los países de Europa occidental y donde predomina más una visión más estatal.

En el caso estadounidense, estos aspectos han dominado la agenda política y electoral que en los últimos años ha enfrentado a los dirigentes de los Partidos Demócrata y Republicano y si no lo recuerdan, tan solo ha que remitirse a la feroz crítica que recibió el Obamacare, durante la administración de Barack Obama; y los cuestionamientos hechos por actual presidente Donald Trump.

Lo cierto es que pese a esos riesgos, hay un espacio de oportunidades, hay una necesidad permanente de atención médica y los private equity entran más rápidamente si se compara con alternativas tradicionales de inversión independientemente del riesgo.