Opinión
Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno

La ciencia vaya que nos ha traído muchos inventos,
Desde los más simples, como la cafetera rusa,
Hasta los más sofisticados, -más bien son portentos-,

Como el Ordenador, bien sea Made in Usa,
Bien hecho en el Japón, que resulta más barato;
Pero aunque, ¡santo Dios! sea meterme en blusa

De once varas, con ellos no tienen ningún trato
Los poetas para las metáforas de sus versos:
Estos lo compran más bueno, bonito y barato,

Aunque en muchos casos sea en momentos adversos,
No en los inventos, sino más bien en lo creado
Por la Naturaleza,...y vaya por los universos

De las musas, donde la ciencia aún no ha inventado
Ir por pájaros al mar, ni al monte ir por peces,
Como tampoco empezar la casa por el tejado;

Que es superior el numen al genio, lo pienso a veces:
Pero si candelabro al genio, al numen incensario;
Yen fin, en otro orden de cosas, a la Política heces,

Por ser la ciencia, arte u oficio, en el inventario
De uno y otro, el paradigma de la carestía
Del pan y el vino que ellos consagran en su santuario;

En ellos el inmenso caudal de la poesía,
Y del progreso, del bienestar y de la abundancia,
Y en ella tan solo el vacío, ¡quién lo diría!,

De todo, salvo el sacarle toda la ganancia
Que se pueda y sea posible a su desmadre,
-perdón si en ello peco por tanta redundancia-;

Ser Político es lo más feo que ha parido madre,
Aunque es ineludible tristemente su presencia;
Y tal como no hay bautizo si no hay comadre,

Hay que soportar la Política aquí y en Valencia
Y abriendo el mapa de España, también en Sigüenza,
Sinónimo de lo que hoy tiene plena vigencia:
Estar al albur de un Gobierno... ¡con tanto sinvergüenza!.