Opinión
Trapero TW

El gitano se fue a confesar y el cura comenzó por preguntarle si conocía los mandamientos de la ley de Dios. A lo que el gitano contestó: "Misté padre, yo loh iba a aprendé; pero he oído un runrún que loh iban a quitá".

Escuchando a Trapero me he acordado del cura y el gitano. Cuando en una sociedad no manda nadie, se crea un vacío de poder y la gente, desorientada, se pone a hacer cabriolas para ocuparlo. Con el marianismo se originó un vacío, no había mando y acto seguido aparecieron en todas las televisiones el "pijocomunismo podemita" y "La banda de Puigdemont y los doce", los pardillos del pujolismo.

Cuando la otra República proclamada, también hubo un vacío que desembocó en el caos y se llenó como se llenó. La del vacío de poder que tiende a llenarse es una ley física e histórica irrefutable que algunos se atreven a seguir cuestionando, sin tener en cuenta que la Historia, como escribió Santayana, se repite, la primera vez como tragedia, y la segunda como farsa. En 1936 tras el vacío de poder, España vivió la tragedia. Ahora asistimos a lo mismo como farsa.

Este es el error del estado autonómico de 1978, que incluso en medio de un golpe de estado ha seguido diciendo coordinación en lugar de decir mando, como en la declaración de Trapero. ¡Que "no estaba de acuerdo" con la instrucción del Fiscal, dice, o con el Coordinador nombrado por el Estado!

"Misté Sr Fiscal, dice Trapero como el gitano, es que oí que la Instrucció de la Fiscalía la iba a quitá la nueva Orden y "cambiaba el escenario".¡ Pa qué íbamos a hacer ná!

Al relatar las inútiles e innumerables reuniones que hacían los Mossos para descoordinar las coordinaciones, Trapero parecía estar repitiendo "Setze jutges de un jujat mengen fette d'un penjat." El coordinador de descoordinaciones que descoordine lo que los jutges habian ordenado coordinar buen descoordinador será.

El Mayor Trapero nos larga un trabalenguas inútil para esconder las cosas que no se hicieron y que vimos todos, una policia creada por el Estado que muerde la mano que le dá de comer y se puso al servicio, no de impedir el referendum ilegal, sino de protegerlo. Eran reuniones de Gila, con terminología ideada para no trabajar, que no se entendían ni llevándose un diccionario gordo, mientras el Estado entero aguardaba en una estado de alarma social insólito la actuación y las calles echaban humo. De la extraordinaria alarma que vivió un pueblo que ha vivido una guerra civil no saben o no contestan.

Misté Sr. Trapero, no he visto en toa mi via, mayor número de reuniones pa no hacer ná. Cuanto lío pa mandar a una pareja de to la vida que usté llama binomio!

Pero vamo a ve, ¿Qué había que evitar? ¿ Se evitó? ¿ Por qué no? ¿Qué hizo usté ? Es que no hay más ná, señores! No hay más ña! Insiste el gitano.

¿Alguien cree que con esa descoordinación perfectamente coordinada se puede resolver nada? ¿Parar un referéndum ilegal, impedir un golpe de estado o evitar un accidente de tráfico?

Trapero ha demostrado así su españolidad con la muleta, el engaño y un perfecto salto de la rana aunque a la hora de entrar a matar le puede enganchar el morlaco por la sobaquera en la Audiencia Nacional.

El Juicio sigue y el golpe continúa. El 155 concreto y detallado nos espera. A los españoles les corresponde votar a quien otorgan el Mando, -en la situación que más energías lleva consumidas a la Nación-, que junto a la Sentencia otorguen un precedente a este desbarajuste de país y permita al resto vivir como siempre con la querida Cataluña, hoy secuestrada por el separatismo, como toda la vida.

Misté Sr Trapero. El runrún que usté oyó el 1 de Octubre no era cierto. La Constitución no la han quitao! Y la debe usté aprendé, como los mandamientos!