Opinión
Pedro Sánchez.

Lo que tenemos, aclaro,
Es un Gobierno del Sánchez casi todo,
¡Vaya por Dios!, en el Paro;
Salvo tres o cuatro, es raro
Ver algún miembro o miembra de este modo,
Que estén en el curro codo con codo;

Por más que el Sánchez se empeñe,
Y aunque ponga en ello toda su maña,
No habiendo cabra que ordeñe,
Ni asno que are, en uno sueñe
Que no se parezca, no siendo el de España,
Tal como un huevo a una castaña;

Empezando, por supuesto,
Escuchando el ruido de los cencerros,
Que ellas hacen en su puesto
De Ministras, no les presto
Atención, pues sólo se van por los cerros
De Úbeda a pacer con suerte ajos puerros;

Concreto: alguna vez
De la Montero, y de la Calvo y Celaá
Siempre, oír tanta sandez,
Más que a aroma huele a hez,
Por lo que el darles mesa y sofá,
Para su buche y siesta, ... ¡no me va!;

Y en cuanto a los mostachos,
Que además de ser pocos, tienen hueros
Lo que hay que tener o a cachos,
Salvo el Ábalos sus machos,
Tienen a gala el ser los verdaderos
Héroes del silencio de los corderos...

Claro que para oír a este espantajo
Lo torpe que es, ... ¡hay que tener mucho cuajo!.