Pacos

Paco Sande

Posiblemente la única cosa que Zapatero haya hecho bien.

Es, posiblemente, la única cosa que haya hecho bien durante su mandato y le han caído encima tirios y troyanos.
El pacto que firmó con el PP de Rajoy, para cambiar la constitución y poder poner así un límite al techo de deuda, es sin duda lo único destacable de los ocho años que Zapatero ha permanecido en el poder, pero como no, los de siempre, aquéllos que están a ultranza en contra de todo lo sensato, justo o razonable, se le han echado encima como las hienas a la carroña.
Desde los “payasos de la tele” Méndez y Toxo, hasta los partidos nacionalistas-independentistas, pasando por ese pájaro del mal agüero, el funesto Llamazares, los “indeseables”, perdón, “indignados” y alguno que pasaba por allí, todos se la han echado al cuello.
Y aquí se entiende que protesten los “nacionalistas”, pues ven en peligro sus competencias y su “soberanía” y, además, viendo lo fácil que es darle un vuelco a la constitución cuando los dos partidos mayoritarios se ponen de acuerdo, temen que un día también puedan ponerse de acuerdo en desbaratar esa gran pifia que son las autonomías y dar al traste con esos diecisiete gobiernitos o taifas en las que ellos son los sátrapas soberanos.
Estos caciques iluminados que, con un puñado de votos han llegado, en varias ocasiones, a tener en sus manos el destino de España, (47 millones de habitantes) temen que, si esta costumbre perdura, pueda acabárseles el chollo.
Y alegan, para oponerse a esta ley, que la reforma es inconstitucional. Ellos cuya esencia misma choca de frente con la Constitución Española, ahora apelan a la Constitución para oponerse a la reforma.
¡Mira! Es como para ir a mear y no echar gota.
Lo más parecido a un político nacionalista, de esos que piden todo y dan muy poquito, es un cacique que cuida su cortijo político a costa de los demás. Son dos figuras con dos rasgos comunes: pueblerinos e insolidarios. Cuando el nacionalismo/caciquismo se lleva al extremo, aparece el paletismo; también el patetismo
Y debieran tener en cuenta que, nada es eterno y cuando hasta los sátrapas/caciques de verdad como Gadafi, Mubarak o Hussein, están cayendo, ¿Por qué no ellos?
Solo hace falta que los dos partidos mayoritarios, que son los que representan al 90% de los españoles, estén mandados por personas razonables, políticos de verdad, cuyo fin último sea el bien común de España y de los españoles, se pongan de acuerdo.
De el doctor “Doom” Llamazares, mejor ni hablar, yo propondría que entre todos los españoles le pagásemos un billete, solo de ida, para Cuba, y que dejase de darnos la murga y se fuese con su cara de vampiro en ayunas a tocárselos a Fidel o al hermano de éste o a quien fuese.
Y en cuanto a los “indignantes”, y a los “payasos de la tele”. Bueno a estos, tanto a unos como otros, les importa un bledo todo el asunto, pero los primeros quieren estar ahí como reten de guardia hasta pasadas las elecciones y, si estas las gana el PP, como es de suponer, empezar con las manifestaciones día y noche, con quema de coches y mobiliario urbano incluidos, así como peleas con la policía y hacer la vida imposible al ciudadano común, todo con el objeto de hacer esto ingobernable y tratar de que la izquierda vuelva otra vez al poder. Es su lema, la izquierda tiene que gobernar y si no es por las buenas será por las bravas.
De momento todas sus manifestaciones, aunque decían que ninguno de nuestros partidos los representaba, han ido mayoritariamente en contra del PP, ahora van a tumba abierta a favor del PSOE, o sea, van a favor del Gobierno que lo hizo tan mal que los obligó a echarse a la calle.
¿Esto qué es, complejo de Estocolmo o masoquismo?
Y los segundos, Méndez y Toxo, llevan años sin mover un dedo por nada, dejando gobernar a Zapatero a su gusto y antojo y ahora, al verlo muerto, han decidido marcarse un farol.
¡Vamos hombre! ¿A quién vais a engañar?
¿Qué alguien me diga que pintan estos dos aquí? los sindicatos, se supone, están para velar por los intereses del obrero, no para meterse en asuntos de política que es, en definitiva, lo que han venido haciendo estos dos pájaros todos estos años, tratando siempre de favorecer a la izquierda y vivir de ese cuento de salvaguardar los derechos del proletariado contra los desmanes del capitalismo malvado que, a estas alturas, no se lo creería ni el propio Marx.
¡Dios mío! ¿Cuánto van a tardar los españoles, el currante de infantería de toda la vida, que diría Pérez Reverte, en darse cuenta que lo único que les preocupa a estos tíos es seguir disfrutando de una vida de maharajás sin dar palo al agua?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído