Pacos

Paco Sande

Pagar y aguantar, estamos condenados a ello.

La noticia del día, a pesar de la victoria del partido socialista en Francia, ha sido la dimisión de Rodrigo Rato al frente de Bankia.
Y ahí nos quedamos toda otra vez con un marrón del copón.
Dicen que Bankia queda patas arriba, o sea, sin una puñatera peseta o euro o lo que sea, y que, además, el señor Rato no tiene la culpa, puesto que él ya lo cogió arruinada y, al no ser capaz de ponerla bien, se la pasa a otro.
¿Qué la va a poner bien?
No, pero al parecer entiende de estas cosas un montón y, con nuestra ayuda, o sea, poniendo nosotros la pasta, la pone a flote en un abrir y cerrar de ojos.
Ya estamos, otra vez lo mismo, no recortan hasta el muñón, nos congelan nuestro mísero sueldo, nos exprimen igual que a un limón y lo soportamos todo porque nos dicen que es la única forma de salvar nuestra economía y sacar nuestro país a flote.
Y luego vemos como lo dilapidan tratando de tapar el agujero que hicieron unos señores que llevaron los bancos como si de una partida de monopolio se tratase: yo te compro 200 gasolineras y te vendo la mitad del banco y luego compramos una isla o una costa donde edificamos muchos edificios que vendemos muy caros y nos forramos y, además, ya nos vamos a llevar unos cuantos milloncejos a cuenta, que mandaremos a algún paraíso fiscal, no sea que el negocio salga mal y tal.
Y así, mientras nosotros nos reventamos a trabajar como burros y sin ser capaces de llegar a fin de mes, ellos jugando y jugando y pasándoselo de fabula.
Y, al final, cuando se les terminan las fichas, se levantan de la mesa y dejan el juego, no sin antes asegurarse de llevarse con ellos un suculento despido y una generosa pensión, y se largan tan anchos.
Y ahí nos quedamos nosotros, otra vez teniendo que pagar la cuenta.
Le pregunto a un amigo economista que entiende de esto mogollón: ¿Bueno, y que pasaría si el Gobierno no le diese dinero y dejase que quiebre, igual que hizo EEUU con el Lehman Brothers ?
¿No podemos hacer eso?
Pues no, puesto que, de permitir tal cosa, habría mucha gente, que confió en el banco, que perdería todos sus ahorros y la gente dejaría de confiar en la banca española y comenzarían a retirar el dinero y mandarlo a bancos extranjeros y la fuga de capitales arruinaría para siempre la economía y la banca de España; podríamos llegar a donde llegó Argentina, con el corralito y todo eso, pero, con el añadido de que, como somos un país mucho más pequeño y con muy pocos recursos naturales, nuestra economía jamás se recuperaría, seria la ruina total.
¿Entonces qué podemos hacer?
Pues pagar y aguantar, estamos condenados a ello.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

GELES DESINFECTANTES

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído