Pacos

Paco Sande

Lo demás sería democracia de muy baja calidad.

Como decía aquella canción…Del cabo de Gata hasta Finisterre todo el mundo, etc.…
Se acuerdan…?
Pues así ocurrió el pasado domingo con la Elecciones Generales.
A medida que iban cayendo el recuento de votos de las distintas circunscripciones el mapa de España, se iba tiñendo de azul, hasta que al final el azul acabó cubriéndolo todo, desde cabo de Gata hasta Finisterre.
El Partido Popular de Mariano Rajoy, volvía, por segunda vez, a ganar las Elecciones.
Y, esta vez, si no con una mayoría absoluta, si contundente.
Esto lo acreditaban los 14 escaños que aumentaban sobre el resultado de las últimas elecciones.
Y lo aseveraban los cinco escaños que perdía el PSOE, los ocho escaños que se dejaba en el camino Ciudadanos, y los supuestos escaños que se le esfumaban a Podemos, puesto que, a pesar de su unión con Izquierda Unida, acababan sacando los mismos escaños, 71.
Pero por lo visto esto no es suficiente, el Partido Popular no consiguió mayoría absoluta, y tanto PSOE, como Ciudadanos, por no mencionar a Podemos, puesto que no se la va a pedir peras al olmo, se cierran en banda y han decidido que, ni van a apoyar al PP, ni piensan abstenerse.
Si el PP quiere Gobernar, tiene que ganarles a todos los demás juntos. Esa es la tónica que se ha seguido hasta ahora en los ayuntamientos y comunidades autónomas, y esa es la tónica que ahora han empezado a implementar en el Gobierno de la Nación.
Queda patente que a ellos les importa un rábano, España, el voto de ocho millones ocho, como en los toros, de españoles que votaron al PP, y la democracia.
A ellos lo que les preocupa es su poltrona, nada más.
El señor Rivera, menudo chasco me he llevado con este hombre, se ha empecinado en conseguir la cabeza de Rajoy, y, al parecer, no va a cegar hasta lograr llevárselo por delante.
Y el señor Sánchez, está horrorizado con la idea de perder el liderazgo de PSOE, -de momento no lo tuvo nunca, él parece que solo está de paso-, e irse como llegó, sin nada que enseñar ni a sus hijos, ni la historia. Y esa idea lo obsesiona hasta la exasperación, lo machaca de tal forma que hará lo que haga falta con tal de cambiar el rumbo de lo que, irremediablemente, parece ser su destino.
Y debieran tener en cuenta aquel refrán que dice: “Uno debe irse cinco minutos antes de que lo echen.
Debieran tener en cuenta, además, de que estas fueron las segundas elecciones que volvía a ganar el PP. Que la mayoría de los votantes españoles votaron inequívocamente por un Gobierno del Partido Popular, y aunque ese voto, según algunas lumbreras, viene de viejos y analfabetos, tenemos –yo también voté al Pp- todo el derecho del mundo a votar a quien nos salga de la flor y a que se nos escuche y respete nuestro voto.
Lo demás sería democracia de muy baja calidad.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído