Pacos

Paco Sande

“Estado de Alarma” una tragedia, una calamidad y un sin vivir para todos.

Otra vez tenemos encima otro “Estado de Alarma”.

Dicen que vamos a tener toque de queda desde las 00:00 a 06:00.

Y hay quien protesta por la medida y hay quien le parece muy bien o incluso poco.

Y no importa de qué lado se decante cada cual, da igual, puesto que lo malo del “Estado de Alarma”, no es este toque de queda. No, no, no es solo esto, esto es solo el principio y lo menos malo.

Lo verdaderamente malo es necesitar ir al médico y que te atiendan por teléfono.

Es ir a cualquier sitio oficial o estatal, y que te en encuentres las puertas cerradas.

Es necesitar hacer un trámite legal cualquiera y no saber por dónde empezar porque todo está cerrado.

Es estar esperando un documento legal que te urge cosa mala  y la espera se haga eterna porque al otro lado no hay señales de vida.

Es querer pagar el impuesto de sucesiones por la modesta herencia que te ha dejado tu padre y que, según la ley vigente, tienes que arreglar antes de seis meses y los papeles no acaben de llegar; y al preguntar te digan que los tiempos no corren debido al estado de alarma y que no te preocupes; y al cabo de seis meses te llegue una carta oficial diciendo que si, que los tiempos han corrido y a ti se te han agotado…

Es necesitar ir a un hospital con una bronquitis, apendicitis o cualquier otra enfermedad y no poder ir hasta que ya es demasiado tarde porque ningún médico o centro de salud te dio el volante para ir, no fuera a ser que te contagiaras del maldito virus.

Es ver cómo nos estamos yendo a la ruina, y no solo económicamente sino de todo lo demás.

Cuando vamos al súper a hacer la compra tendemos a olvidarnos de que alguien tiene que reponer lo que se acaba.

Ahí afuera alguien tiene que cuidar los cerdos, las vacas, las gallinas, las cosechas, etc., porque nada de eso surge del aire y si nos encerramos todos, pronto muy pronto se agotaran.

Es oír en las noticias que las cosechas no se siembran, o se pudren en los campos, por falta de jornaleros que hagan el trabajo, mientras oímos en la misma noticia que la economía se va al garete, se están destruyendo miles de puesto de trabajo cada día y el paro no para de crecer.

Es ver cómo, aprovechando todo este pandemonio, este Gobierno, social-comunista nos está llevando a una dictadura, haciendo lo que le sale de la flor, pasándose la ley y la Constitución  por el forro y recortando nuestras libertades y nuestra democracia.

Es ver como la izquierda, que es, y siempre ha sido, incapaz de gobernar, de caminar por sí sola, pero eficacísima a la hora de la crítica, la venganza y la destrucción, arrasa con todo hasta acabar por dejar nuestro país como un paramo.

Es todo esto y mucho más.

Es una tragedia, una calamidad y un sin vivir para todos.

Ahora mismo aceptamos lo que nos impone el Gobierno,  porque tenemos miedo, pero dentro de poco veremos el hambre, y el hambre te hace perder el miedo a todo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído