La Administración de Donald Trump categorizó de “desalentador” el giro en la política internacional de Pedro Sánchez y sus socios de Podemos

Estados Unidos sitúa a España entre los países aliados del chavismo

Estados Unidos sitúa a España entre los países aliados del chavismo
Pedro Sánchez y Nicolás Maduro PD

Estados Unidos no quiere puntos intermedios en el caso de Venezuela. Se está con Juan Guaidó o con Nicolás Maduro, pero no se baila entre ambas aguas. Por esto, desde la Administración de Donald Trump han explicado que los recientes cambios en la política internacional del gobierno de Pedro Sánchez han causado “desaliento”, “decepción” y, sobre todo, desconcierto.

Desde el diario El País se explica que la reacción oficial en Washington a lo ocurrido en España, que ha coincidido con el anuncio de la visita de Estado de los Reyes al país, ha sido cauta y de perfil bajo.

El Departamento de Estado no ha querido profundizar más en cómo ha sentado el giro de Madrid, y se remite al puñado de ocasiones en las que, en las últimas semanas, cargos de la Administración se han referido al tema.

Es importante recordar que el pasado 7 de febrero, en una conferencia de prensa telefónica, el representante de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, dijo que la “visita a Madrid” de la vicepresidenta de Maduro, Delcy Rodríguez, “parece una violación de las sanciones europeas”. “No entendemos ciento por ciento lo que pasó”, reconoció. “Y lo que hemos visto en los periódicos ha cambiado cada día”.

Sin embargo, no han sido las únicas palabras contra España. El encuentro entre Delcy Rodríguez y el ministro español José Luis Ábalos fue calificado por el subsecretario de Estado adjunto Joe Piechowski, el pasado 24 de enero, de “decepcionante” y “desalentador”. También la subsecretaria adjunta del Departamento de Estado para Cuba y Venezuela, Carrie Filipetti, calificó el encuentro de “no muy bienvenido”. “Socava la política conjunta que Estados Unidos y la Unión Europea han puesto en marcha sobre Venezuela”, añadió.

España, fuera de la ofensiva internacional

En la grabación, difundida por el despacho de Presidencia de la República de Venezuela por el regreso del presidente encargado a Venezuela, se pudo escuchar a Juan Guaidó afirmar que “durante este esfuerzo [la gira internacional] planteamos a los presidentes y jefes de Estado de Europa: Inglaterra, Alemania, Francia, Colombia, Canadá, Grecia, Austria, Holanda, y los Estados Unidos una serie acciones y medidas concretas para lograr la libertad de Venezuela y acabar con el sufrimiento de nuestra gente”.

Una gran ofensiva internacional donde no está presente España, lo que demostraría que el ‘plantón’ de Pedro Sánchez y la reunión de José Luis Ábalos con la vicepresidenta de Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez, fueron una primera demostración de un giro en la política exterior del gobierno de Pedro Sánchez a favor de la tiranía bolivariana. A pesar que los ministros y el presidente español repiten como loros la necesidad de elecciones en Venezuela, la actual visita de José Luis Rodríguez Zapatero y su ausencia en el plan estratégico de Juan Guaidó es una clara demostración de que el régimen chavista ha ganado un nuevo aliado.

El presidente encargado de Venezuela precisó que “nuestros aliados están dispuestos a aumentar la presión hasta el máximo nivel que haga falta. Es momento de frenar toda farsa acudiendo a la verdad”. Una frase que podría ser interpretada como un ‘zasca’ a los gobiernos, que como España, mantiene bonitas palabras a favor de la democracia y de la libertad, mientras que sus actos ayudan a la implementación del régimen chavista.

No en vano, es importante recordar que el gobierno de Pedro Sánchez sigue reconociendo al chavista Mario Isea como el embajador de Venezuela, pese a que es el representante de la delegación de Nicolás Maduro; mientras que el enviado de Juan Guaidó, Antonio Ecarri, sigue sin poder acceder a la Embajada y a sus funciones. Es importante destacar que desde Estados Unidos se han realizado varias críticas al ‘gobierno progresista’ por sus gestos a favor del dictador latinoamericano y sus socios.

Inglaterra lidera las sanciones europeas

España ha perdido el liderazgo europeo con respecto a Venezuela. Mientras el gobierno de Pedro Sánchez se enfanga en sus encuentros secretos con la vicepresidenta de Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez, Reino Unido está aprovechando su salida de la Unión Europea para liderar una nueva oleada de sanciones europeas contra la tiranía bolivariana.

Las nuevas sanciones, bajo el slogan ‘Magnistky Sanctions’, irán principalmente contra los “violadores de derechos humanos”. Andrew Soper, embajador de Reino Unido en Venezuela, advirtió durante una entrevista con El Nacional que: “No hemos decidido qué vamos hacer exactamente aquí en Venezuela después del periodo de la transición, pero seguramente habrá sanciones británicas contra violadores de derechos humanos venezolanos“.

Es importante señalar que Inglaterra dejó de ser miembro de la UE el 31 de enero de 2020, luego de acordar su salida de esa comunidad. El 1 de febrero comenzó el proceso de transición, durante el cual, según manifestó el representante diplomático, seguirán aplicando las sanciones europeas ya establecidas. Sin embargo, reiteró que piensan imponer medidas diferentes como país independiente.

“Estamos preparando la legislación en un régimen de sanciones basados en violaciones de derechos humanos y vamos a aplicarlo en el mundo”, apuntó el diplomático británico. Sin embargo, no brindó mayores detalles sobre las implicaciones de estas sanciones.

Sin presión empresarial

Lejos de las excusas españolas de los intereses económicos y empresariales, el embajador de Reino Unido en Venezuela alertó que la grave situación económica que atraviesa Venezuela impide que empresas extranjeras puedan invertir de forma segura en el país.

“Infelizmente, en la actualidad, (…) el clima de negocios es terrible. Ninguna empresa británica va a invertir en Venezuela bajo las condiciones actuales, pero queremos trabajar con Venezuela cuando se mejoren estas condiciones. Podríamos facilitar en una recuperación económica, social y humanitaria”, consideró.

¿Sanciones españolas?

El gobierno de Pedro Sánchez indicó, en su respuesta a una pregunta registrada por los diputados de Ciudadanos Marcos de Quinto y Marta Martín en el Congreso, estar a favor de ampliar la lista de altos cargos del régimen de Nicolás Maduro sancionados por la Unión Europea.

«Por lo que respecta a las sanciones, España se ha mostrado favorable a la ampliación de personas sancionadas en el marco del régimen de la UE para Venezuela», indica el Ejecutivo en su escrito de respuesta, fechado el pasado 11 de febrero, tres semanas después de la polémica reunión en Barajas entre el Ministro de Transportes, José Luis Ábalos, y Delcy Rodríguez.

No se trata de una respuesta casual. Es la primera vez que el Gobierno expresa abiertamente su intención de ampliar la lista de altos cargos de Maduro que están sujetos a las sanciones por su complicidad con la represión y la violación de los Derechos Humanos en Venezuela. Ahora bien, resulta al menos irónico que el PSOE y Podemos se inclinen por aumentar las sanciones cuando justamente han sido ellos quienes les quitaron validez al permitir la permanencia de la vicepresidenta chavista.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído