Los venezolanos están luchando con una escasez de combustible inaudita

La insólita Venezuela chavista: de ‘regalar’ su gasolina a tener precios inalcanzables

El inimaginable cambio en los precios del combustible refleja las irracionales distorsiones de la economía mal administrada

La insólita Venezuela chavista: de 'regalar' su gasolina a tener precios inalcanzables
Venezuela sin gasolina PD

La Venezuela chavista genera un descontrol absoluto en el mercado de la gasolina.

Sólo unas semanas atrás, un dólar bastaba para comprar teóricamente alrededor de 5.000 millones de galones de gasolina en Venezuela, más que suficiente para abastecer al estado de Michigan durante un año. Ahora, con un dólar solo compras un cuarto de litro, si tienes suerte, ya que la escasez hace imposible su acceso.

El inimaginable cambio en los precios del combustible que pagan los venezolanos refleja las irracionales distorsiones de la economía mal administrada y aislada del país que han llevado a Venezuela de ser la nación más rica de América Latina a convertirse en la más pobre en poco más de una década.

Los venezolanos están luchando con una escasez de combustible inaudita, por lo que muchas personas tienen que caminar kilómetros para llegar a sus trabajos y muchos campesinos han tenido que ver cómo sus cultivos se pudren en los campos. El combustible del país pasó de ser el más barato del mundo a convertirse en el más caro.

La gasolina venezolana sigue siendo la más barata del mundo, y el gobierno la sigue fijando tras años de hiperinflación a una tasa equivalente a 0.00000002 centavos de dólar por galón.

Las estaciones de gasolina estatales aún venden cantidades limitadas de combustible a ese precio, pero los conductores deben hacer cola durante días para poder comprarlo.

En la práctica, quienes no pueden pasar días en las filas se ven obligados a pagar hasta 80 dólares por una lata de combustible de 5 galones en el mercado negro que es manejado por el ejército venezolano.

Hace una década, Hugo Chávez, quien en ese entonces era el presidente, otorgó combustible subsidiado a las familias estadounidenses de bajos ingresos para ganar favores políticos y gastó cientos de millones de dólares en proyectos de refinerías tanto en Venezuela como en América Latina. Ninguno se completó. Algunos ni siquiera comenzaron.

En 1989, un gobierno anterior intentó aumentar los precios de la gasolina lo que ocasionó cientos de muertos en disturbios. Es por eso que el presidente actual, Nicolás Maduro, quien es muy impopular, se muestra reacio a reducir los subsidios.

La gasolina gratis también se ha convertido en una parte importante del sistema político de Maduro, pues le permite recompensar a los militares y a los ejecutivos de negocios con lucrativas operaciones de importación y distribución de combustible para mantener su lealtad en medio de la crisis económica.

Las fuerzas armadas controlan toda la distribución de combustible en Venezuela, lo que permite que los militares desvíen al mercado negro un producto que es prácticamente gratuito pero por el que cobran márgenes de ganancia astronómicos. Y los oficiales continúan supervisando el lucrativo tráfico de gasolina a las minas de oro ilegales de Venezuela, según denuncian los residentes.

Para aliviar la escasez, Maduro ha recurrido a empresarios locales aliados con el fin de evadir las sanciones estadounidenses y conseguir gasolina del extranjero utilizando esquemas de trueque y trucos de navegación que dificultan la vigilancia de los cargamentos, según los operadores petroleros.

Maduro también recurrió a Irán, que envió buques cisterna de gasolina a Venezuela y técnicos para ayudar a reparar las refinerías paralizadas del país.

El gobierno venezolano ha llegado a considerar la privatización de las estaciones de servicio de Venezuela y no subsidiar más los precios, según un borrador de reforma que fue revisado por The New York Times. Ese cambio revertiría una de las políticas emblemáticas de Chávez, quien fue el predecesor y mentor de Maduro.

En el mejor de los casos, esas medidas solo le proporcionarán un respiro a Caracas y a otras ciudades importantes en medio de la profundización de la crisis económica y el endurecimiento del aislamiento internacional, dijo Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, una consultora con sede en Caracas.

“No habrá un suministro de combustible normal en Venezuela hasta que tengamos un nuevo gobierno”, dijo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído