Artículo de opinión

Opinión: Venezuela agoniza y no es por el COVID-19

Opinión: Venezuela agoniza y no es por el COVID-19
La dictadura de Nicolás Maduro PD

A estas alturas del proceso pocos creen en el teatro bufo de Nicolás.

¿De que sirvieron 60 días de cuarentena si ahora empiezan a aumentar los casos?

La verdad es del tamaño de la China, donde nació el problema.

Aquí hay un proceso de “cubanización” final: No hay gasolina, ni agua, ni electricidad, ni nada. El control social aumenta y como conejillos de india, los laboratorios rusos, chinos, iraníes y cubanos nos observan.

Si las cifras fueron ciertas ¿Cómo es que en todos los países “flexibilizan” y aquí endurecen?

¿Cuál es el temor del gobierno? (legitimo o no gobierno al fin).

La verdad verdadera en la lucha contra el COVID-19, es que hasta el presente, la pandemia gana la guerra.

Como todo conflicto, unos se empobrecen y mueren. Otros se enriquecen y viven.

Quien este en el poder hace girar la rueda. Es un mecanismo; ni de derecha ni de izquierda. Nunca para. No se detiene. Es universal. Lo usa Maduro. Lo hace Guaidó.

Maduro venia jactándose de haber acertado con la cuarentena. Lo que en un principio fue merito, hoy deja liberar la verdad. Maduro no fue acertado, solo fue un audaz, un “vivo” en criollo.

Pretender llevar esta cuarentena hasta “DICIEMBRE”. Eso no es una estrategia, sino una “matanza” literal de los venezolanos.

VENGAN POR MÍ, NO LES TEMO

Constantemente en los medios, en las diferentes redes, nos toca a muchos combatir las tendencias asfixiantes que quieren ver todo en BLANCO o NEGRO. Yo no me siento representado en muchos de la MUD o del Frente Amplio. Creo que hay liderazgos más importantes en el país y si no los hay, debemos buscarlos. Por pensar así,  no puede intentar calificarme de “chavista”. En mi caso mucho más, que no creo en la tesis comunista o socialista o de materialismo histórico.

Tenemos un conflicto permanente en Venezuela.

Si críticas a Guaidó, no como persona, sino sus erradas decisiones y la pérdida de tiempo que hemos vivido los venezolanos esperando algo que él no puede dar porque no lo tiene, inmediatamente los laboratorios que giran a sus alrededores, que todos sabemos de dónde proceden, te etiquetan de CHAVISTA y llegan a la temeraria acusación de señalarte de financiado.

Esa no es la Venezuela que yo quiero para mis hijos y nietos.

Seguiré en la lucha defendiendo mi visión de nación.

Cuando Guaidó o alguien de su sector, haga algo bueno lo diré. Tengan la seguridad que también lo haré con los chavistas.

No comulgó en eso de que “todos los chavistas son malos” y “todos los opositores, aunque no sean buenos, hay que apoyarlos, porque lo importante es salir de Maduro”. Eso nos trajo al presente. Lo decían muchos con CAP, con Eduardo Fernández, con Caldera, entre otros.

Esa intolerancia evidentemente también existe en el mundo chavista desde sus inicios, aunque no todos.

Lo trágico.

Hoy, muchos opositores actúan como chavistas “intolerantes, radicales, ciegos”. Da tristeza de ver el país destruido y sectores políticos, fomentar eso.

Sin embargo les advierto, esa destrucción tiene coautores del lado de la MUD. Han tenido 21 años y no es que seguimos igual, estamos peor.

El problema es que hay una Venezuela deambulando, que piensa muy distinto a como la quieren inducir los portales digitales, laboratorios, redes del chavismo y de la MUD-Frente Amplio.

Esa Venezuela sigue escaneando, buscando un intérprete. Salidas, para unos venezolanos abandonados a los caprichos de los intereses económicos y políticos del exterior.

Siguiendo la doctrina social de Juan Pablo Segundo: No tengo miedo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído