El régimen chavista encuentra en los iraníes un último aliado ante la presión de EEUU

La dictadura de Maduro iza una bandera de Irán en el Helicoide, su prisión política

El excomisario venezolano Iván Simonovi denunció la irregularidad y repudió esta acción de la Policía Bolivariana

La dictadura de Maduro iza una bandera de Irán en el Helicoide, su prisión política
La bandera de Irán en el Helicoide PD

La dictadura de Nicolás Maduro está tan rendida a los iraníes como a los cubanos.

Iván Simonovis, comisionado Especial de Seguridad e Inteligencia del gobierno interino de Juan Guaidó, denunció que “el régimen de Maduro ha izado la bandera iraní en el Helicoide, la cárcel donde cientos de prisioneros políticos son torturados cada día. Nuestra soberanía está completamente comprometida por estos matones”.

Para demostrarlo, publicó dos fotografías que muestran a agentes de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en la cima del penal en Caracas momentos después de haber izado la bandera de Irán junto a la de Venezuela.

Simonovis, quien fue el preso político del chavismo que más tiempo estuvo encarcelado (2004-2019), reveló la escena a través de su cuenta de Twitter.

“Alertamos a la comunidad internacional sobre esta cooperación criminal entre dos declarados terroristas patrocinados: Irán y Venezuela. Esta asociación amenaza la paz, la estabilidad y la seguridad de la región”, advirtió.

“La policía es la primera barrera de contención contra el delito, pero en Venezuela sus funcionarios hacen cola para poner gasolina o son usados como propaganda política. La policía debe volver a servir al ciudadano, no a una dictadura asesina ni al régimen terrorista de Irán”, advirtió.

El ‘infierno’

El Helicoide es la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia y es la prisión más cruel del chavismo. Está ubicada en la zona centro-sur de Caracas, nació como un ícono arquitectónico y terminó convertido en el centro de detención y torturas más temido del régimen.

La cárcel cuenta con siete óvalos. El sexto de ellos, que está ocupado por el SEBIN, tiene celdas, oficinas, cuartos de aislamiento y espacios pequeños que parecen baños pero que son utilizados para realizar torturas.

El gesto con la bandera de Irán genera alarmas en un momento en que Nicolás Maduro ha logrado reforzar aún más los lazos con Teherán para combatir la escasez de combustible en el país cuando la actividad de las refinerías venezolanas se ha desplomado junto a su producción de crudo.

Irán envió esta semana a Venezuela cinco buques con insumos petroleros y 245 millones de litros de gasolina, entre tensiones con Estados Unidos, que aplica un programa de sanciones a los dos países y expresó “preocupación” por esa relación cada vez más estrecha.

Ante una eventual acción estadounidense, Venezuela decidió escoltar a los buques iraníes que, además de gasolina, contienen otros materiales que serán utilizados por la petrolera estatal venezolana PDVSA en la refinerías del país.

Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por medio centenar de países encabezados por EEUU, sostiene que el régimen de Maduro consiguió el combustible iraní con “oro de sangre”, extraído ilegalmente en las vastas zonas mineras del sur de Venezuela. Washington respalda la acusación.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído