Así se afianza una dictadura

Borrell firma una carta conjunta con el canciller de Maduro para evitar la expulsión de la embajadora europea en Caracas

Los socialistas acordaron mantener el marco de las relaciones diplomáticas para facilitar el diálogo político en Venezuela

Borrell firma una carta conjunta con el canciller de Maduro para evitar la expulsión de la embajadora europea en Caracas
Josep Borrell y Nicolás Maduro.

La dictadura chavista dejó sin efecto la decisión de expulsar a la embajadora de la Unión Europea (UE) en Caracas.

La explicación a la resolución del conflicto quedó expuesto en una carta emitida de manera conjunta entre el régimen venezolano y el alto representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad del bloque, Josep Borrell.

El canciller chavista, Jorge Arreaza, publicó en su cuenta de Twitter un comunicado donde la dictadura y el Servicio de Acción Exterior de la Unión Europea informan que el representante de Maduro y Borrell se comunicaron y entendieron la necesidad que los une.

Según el comunicado Arreaza y Borrell «sostuvieron una conversación telefónica en la que coincidieron en la necesidad de mantener el marco de las relaciones diplomáticas especialmente en momentos en los que la cooperación entre ambas partes puede facilitar los caminos del diálogo político«.

Esto se traduce en más tiempo para Maduro, que ya se frota las manos con el nuevo fraude electoral que está preparando para quitar a Guaidó del camino, mientras Borrell, seguramente ha estado muy atento a los capitales europeos que quedan en Caracas.

En una entrevista con el canal Telesur, Arreaza manifestó que su país esperaba que esta acción tuviera «un resultado positivo» y que hubiera «algún tipo de gesto de Europa para tener una posición mucho más objetiva«.

Luego de esta comunicación entre ambos diplomáticos queda sin efecto la decisión tomada el pasado 29 de junio de 2020 de declarar persona non grata a la jefa de la delegación de la UE en Caracas, Isabel Brilhante Pedrosa.

Caracas tomó esta determinación después de que la Unión Europea sancionara a 11 funcionarios de la narcodictadura, tras acusarlos de «actuar contra el funcionamiento democrático» del Parlamento y «despojar» de su inmunidad al antiguo titular de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó.

El dictador Nicolás Madru acusó a la UE en repetidas oportunidades de mantener una «política injerencista» contra el diálogo y la paz de la nación suramericana.

Por su parte, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, atacó al embajador de España en Venezuela, Jesús Silva y lo señaló por «usar la sede diplomática para conspirar contra el país», refiriéndose al opositor Leopoldo López, quien se encuentra en calidad de huésped en la sede diplomática.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído